CULTURA | 03-09-2019 18:59

La cazadora de nazis más famosa llegó a la Argentina

Beate Klarsfeld viene a presentar el libro de "Memorias" que escribió junto a su marido Serge. La acompaña su hijo, Consejero de Estado en Francia.

Cuando en 1968 Beate Klarsfeld abofeteó al entonces canciller alemán Kurt George Kiesinger, para denunciar su pasado nazi, la acción se difundió en el mundo entero y sirvió de inspiración a miles de jóvenes.

A partir de esa época, junto a su marido, el abogado de origen rumano Serge Klarsfeld, cuyo propio padre murió en Auschwitz, se dedicaron a perseguir a los criminales nazis que, ocultos de diversas formas en distintos puntos de Occidente habían logrado sortear el castigo de la justicia. Juntos estuvieron varias veces en Sudamérica. Y fue particularmente célebre la búsqueda del llamado “asesino de Lyon”, Klaus Barbie, oculto en Bolivia, al que desenmascararon y consiguieron sentar en el banquillo de los acusados en Francia.

Beate ha llegado a la Argentina para presentar las “Memorias” que escribió junto a su marido, editadas aquí por Libros del Zorzal y Edhasa. La acompaña su hijo Arno, un importante abogado que trabaja en Francia, Consejero de Estado, incansable luchador por los derechos humanos y rerpesentante de los hijos de los deportados franceses.

Según cuenta a NOTICIAS, Beate vino por primera vez a la Argentina en 1977, en plena dictadura militar para pedir por los derechos humanos y alertar sobre el antisemitismo del régimen.

“No creo en las protestas a la distancia. Para defender los derechos humanos hay que estar en el lugar de los hechos”, les explicó a NOTICIAS.

“El respeto de la dignidad humana exige el cese de los crímenes, la tortura y los secuestros arbitrarios, en las peores condiciones”, decía en el texto de protesta que sólo publicó el Buenos Aires Herald.

por Adriana Lorusso

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario