SOCIEDAD | 27-01-2019 07:58

Cómo es la App que si no atendés el llamado te bloquea el celular

Estresado porque su hijo no le contestaba el teléfono, creó una aplicación como solución al problema. Control vs. cosificación.

Una niña de cuatro años tiene un chip en la cabeza con el que su madre puede ver todo lo que hace y siente. Con su tablet sabe dónde está y deslizando sus dedos, le pone filtros a la realidad para bloquearle escenas violentas. Neurosis de época; se vuelve adicta a monitorear la vida y comportamiento de su hija. El aparato se vuelve un arma de doble filo y la chica, ahora adolescente, mata a golpes a su mamá con el dispositivo. La escena es ficcional: es parte de la serie estadounidense “Black Mirror”. Pero en el siglo XXI, el argumento se vuelve cada vez más real. En Inglaterra, un hombre creó una aplicación para que su hijo siempre conteste el teléfono. Se llama “ReplyASAP”, que por sus siglas en inglés significa “responder tan pronto como sea posible”. Obtener la geolocalización del chico, suspender lo que esté haciendo en su celular y saber si vio el mensaje son algunos de los servicios que ofrece.

La aplicación funciona con alarmas. En la pantalla del destinatario aparece un mensaje sobre lo que esté haciendo, interrumpiendo su uso. A la vez se emite un ruido, incluso si el celular está en “silencio”. Ninguna de las dos señales se apaga si el receptor no aprieta una de las opciones que tiene: posponer por tres minutos o cancelar. En cualquier caso, quien envió la alerta se entera de cuándo vio el mensaje, qué botón presionó y en qué ubicación está la otra persona.

En Argentina, la App tiene más de 3.000 descargas. En América Latina asciende a 30.000 y en el mundo, a 130.000. El valor para poder descargarla varía entre 1 y 13 euros, según la cantidad de personas que se incluyan en el plan. Está disponible para el sistema operativo de Android y lo enviarán a Apple el próximo mes.

(Leer también: Para qué sirven las aplicaciones de monitoreo del sueño)

Padres “helicóptero”. Como las hélices de una aeronave, este tipo de padres están todo el tiempo “dando vueltas” en torno a sus hijos. Pretenden un ideal de protección y control total. El avance de la tecnología consolida este modelo psicológico, aunque no se manifieste exclusivamente a través de lo digital. Hay una contracara: los chicos se vuelven muy dependientes y les cuesta manejar sus emociones. “Los padres no podemos escudarnos en proteger y usar la seguridad como excusa. Tenemos la función de acompañarlos durante un tiempo para que sean capaces de autocuidarse, autodefinirse y autosostenerse. Cuando asumimos un rol de control estamos limitando esa autonomía y estamos generando seres dependientes”, explica Eduardo Castro, psicoanalista especialista en adolescencia y familia.

La posibilidad de saber dónde están y qué les pasa a los hijos en cualquier momento actúa como un tranquilizador, pero en exceso puede transformarse en una actitud compulsiva. “Habría que pensar al hijo en dos sentidos. El hijo como otro ser humano y el hijo como objeto. Si lo pensamos como un objeto o una cosa a la cual tememos perder o que le pase algo, ahí es hasta incluso válido ponerle un chip en el cuerpo”, analiza Castro.

Nick Herbert, el creador de la aplicación, asegura que hay que tener el consentimiento del otro para usarla. El padre envía una invitación al niño, que tiene que aceptarla. Desde un principio, el consenso fue primordial para Herbert. Mientras desarrollaba el proyecto, habló con su hijo, Ben, y dejó que participara. Insiste en que el uso de “ReplyASAP” debe ser responsable: sólo para cosas importantes.

(Leer también: Citas online: cuáles son las nuevas redes que más crecieron)

“En esta nueva aplicación confluyen dos cuestiones. Por un lado, una trama psicológica que se daría aún sin tecnología avanzada, que tiene que ver con la voluntad de dominar a los hijos como búsqueda de una seguridad y complementar vacíos y quizás sentimientos de fracaso que arrastran los padres. Por otro, hay un punto de contacto entre esa psicología y la innovación tecnológica que supone pasar de un mundo en el cual era más fácil ocultar la privacidad para que sea cada vez más algo imposible por el avance de la transparencia total y la ubicabilidad absoluta de las personas y de las cosas”, señala Esteban Ierardo, filósofo, docente en la Universidad de Buenos Aires y autor de los libros “Sociedad pantalla: Black Mirror y la tecnodependencia” y “Mundo virtual: postapocalipsis y ciberadicción”.

¿Vio el mensaje? ¿Cuándo fue la última conexión? ¿Está en línea? ¿Está escribiendo? La tecnología genera una ansiedad permanente de saber qué le pasa al otro. Más si es un hijo. No saber cuando vuelven de noche o no recibir respuesta a pesar de que el celular sea casi una extensión de su cuerpo puede volverse desesperante. Así nació “ReplyASAP”: un padre preocupado porque su hijo lo ignoraba virtualmente decidió crear un proyecto para asegurarse una respuesta. “Esto surgió de frustraciones personales con las aplicaciones de mensajería actuales. Le compré un teléfono a mi hijo adolescente y lo que pensé que era una solución se convirtió en un problema diferente. Cuando trato de contactarme con él, rara vez contesta y con esto encontré la solución”, concluye.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario