POLíTICA | 31-01-2017 00:00

Fiestas de 15 para todas, el arma de Alberto Rodríguez Saá

La gobernación de San Luis regala fiestas y las difunde en los medios locales.

Se apagan las luces principales y con una melodía romántica de fondo van ingresando al salón Yohana, Nazarena, Sasha, Pamela y otras jóvenes de “Mis 15 sueño real”. Mientras algunas, emocionadas hasta las lágrimas, se van ubicando a lo largo del escenario para la foto general, una pantalla de fondo muestra a las elegidas imitando poses de las modelos de revistas de espectáculos.

Sentirse princesas por una noche fue el regalo que la gobernación de Alberto Rodríguez Saá le otorgó a dieciocho puntanas que querían festejar sus 15. Iniciado el año electoral, se activan las estrategias, hasta las más insólitas, para seducir a los jóvenes votantes, pero ¿de dónde surge tanta inquietud?

Las últimas elecciones habrían dejado a los hermanos Rodríguez Saá con una imagen debilitada en las encuestas y bajas intenciones de votos en los menores de 40 años.

Se armó la fiesta

Una de las inciativas de la gobernación para darle aire fresco a la gestión, según fuentes consultadas, consistió en hacer realidad el sueño de un grupo de niñas de diversas escuelas públicas de la provincia que cumplían años entre los meses de noviembre y diciembre. Estas fueron seleccionadas teniendo en cuenta los escasos recursos económicos con los que contaban para realizar el festejo tradicional que conlleva, típicamente para algunas, esta fecha.

La ceremonia de regalo, que simbolizaría el paso de niñas a mujeres, se basó en el convencional “estilo princesa” y fue realizada en el Set de Cine de la ciudad de La Punta, donde las homenajeadas eran  esperadas por 400 familiares y amigos.

La gobernación proveyó el look de las participantes: maquillaje, peinados y vestidos fueron elaborados por el equipo de talleristas del Carnaval de Río en San Luis.

Además, las autoridades se encargaron de la decoración del lugar, con telas blancas y mesas vestidas con tonos plateados. Los souvenirs, que se le suele entregar a cada invitado al finalizar la ceremonia, y las tortas, realizadas en colores pasteles adornadas con estrellas y coronas, también fueron un obsequio oficial.

Bailando por un sueño

Entre los momentos del evento más destacados no faltaron la entrega de dijes con el nombre de las jóvenes, el ritual de la vela, donde cada una la prende y pide un deseo, y el carnaval carioca.

Además, a lo largo de un mes, las protagonistas participaron de actividades de esparcimiento como un día de spa, filmación de videos, set de fotografías y hasta una misa en la parroquia puntana.

El menú contó pinchos capresse y mozzarellas rebozadas, y de plato principal, balotina de ave rellena con una guarnición de papas y cebollas a la criolla. Avanzada la noche llegó el momento más esperado por las quinceañeras, el vals. Cada “princesa” fue invitada por el gobernador en persona a la pista de baile, donde las agasajadas posaron para la foto que formó parte del álbum oficial.

Según trascendidos, este evento fue solo una prueba piloto de una idea que, de funcionar positivamente en las encuestas, se llevaría a cabo todos los meses.

Mirá el video del momento del vals:

por Nadia Dragneff

Galería de imágenes

Comentarios