Restaurantes / 6 de enero de 2012

restaurante

El árbol mitológico

“El Nogal”. Monasterio 55, Hurlingham. (011) 4665-8715. e-mail: elnogalhurlingham@gmail.com. Martes sábados 17 a 0, domingos 10 a 20. Reservas. Tarjetas de crédito. $ 70/80 almuerzo, $ 150 cena.

Por

Hurlingham es una conocida localidad a más de 20 km al oeste del Gran Buenos Aires. Fue, dicen los historiadores, fundada por el genovés Nicola Machiavelli en1860, siendo más importante la nueva instalación en 1888 del Hurlingham Club que implantó el espíritu y las prácticas inglesas (cricket, fútbol, rugby, golf, polo, tenis, etc.), por lo cual quedamos muy agradecidos. Otros lugares interesantes y valiosos nos esperaban y uno en particular nos llamó la atención, “El Nogal-Restaurante y Casa de Té”, y fuimos a visitarlo.
Encontramos una casa de los años `20, con tres arcos en sendos ambientes, un amplio jardín, la galería típica en las casas campestres de antaño, con toques modernos aquí y allá, bien cuidada, con capacidad para unos 90 comensales, simpática ambientación tradicional y bien mantenida, con cómodas reposeras para facilitar el descanso de los parroquianos.
Cuando levantamos la mirada caímos bajo el deslumbramiento del gigantesco nogal, con vigorosos troncos de 10 o 20 metros de altura, frondosas y extensas ramas que, gracias al sol, ofrecían matices de diversas gamas de verde. Comer bajo las ramas del nogal es irresistible, quizá porque la mitología griega dice que el nogal fue fruto de la pasión de Dionisos por la diosa Caratis (y si la leyenda de la muerte de la diosa y su transformación en nogal puede ser dudosa, no merece serlo). En realidad existen una serie de leyendas o supersticiones, tanto sobre el nogal como sobre la nuez, su fruto, que el lector puede encontrar fácilmente en internet (en especial “Arboles Sagrados. El Nogal “Jugans Regia”).
En un ambiente tan bucólico trabaja el chef Manuel Sánchez Toranzo (con amplia trayectoria en “La Pulpería”, “El Oso Sala La Sal –Punta del Este”, las cocinas del “Marriott”, y otras de Italia, México, etc.), secundado por Celina, la antigua cocinera de la casa. Ejemplos de los nuevos platos que presentó en estos días son, por ejemplo, las Tablas “Clásica” y “ El Nogal” (para 2 y 4 personas) con variedades de embutidos, fiambres, quesos e interesantes especialidades; original “fondue” de fiambres y vegetales; ensaladas especiales; bruschettas; raciones; pizzas individuales; “woks” (original el de mar); un sorpresivo menú infantil; parrilla y horno de barro (morcilla vasca, asado de costilla, churrasquitos de cerdo, parrillada de vegetales con provoleta, etc.); pescados y mariscos; pastas (raviolones de salmón, sorrentinos de ossobuco, etc.); postres (sueño de chocolate, tiramisú, quesillo de miel de tuna, etc.). Además de la carta de vinos, la casa tiene varias, unas de cafés (probar el capuchino a la italiana), bebidas sin alcohol (de gaseosas a “Ice Tea Joe”), tragos (de caipirinha a Pisco Sour); más una corta y adecuada selección de “whiskies”. Además, los sábados a la noche, en el jardín hay una atracción más: jazz en vivo, una buena combinación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *