Restaurantes / 27 de abril de 2012

resto

Entre montaña, cielo y sol

“Posada del Sol”. Paraísos 61, Villa Elena, Merlo, San Luis. 02656-420017. Jardines, pileta, tennis y restaurante, abierto todos los días mediodía y noche. No se aceptan tarjetas. $ 80/120, sin bebidas.

Por

Quizá el lector considere sorpresiva la propuesta, y muy especialmente los muchos kilómetros a recorrer (¡785 desde la ciudad de Buenos Aires!), pero verá que merece la pena. Los paisajes, el aire, rincones, caminos, justifican el viaje que, probablemente, repetirá con el tiempo. Las distancias argentinas son largas, pero descubren una naturaleza y sus bellezas y, de paso, una espléndida cocina. La sorpresa fue la “Posada del Sol” y además, la presencia del distinguido y conocido cocinero catalán Joan Coll, radicado en la Argentina en 1991, y su mujer María Cristina Bonora, propietarios y gestores de la casa, acompañados por dos jóvenes cocineros, Nicolás Kijo y Juan Suárez,  que sorprenden con variados platos y notablemente con los frutos de mar, especialidad de Coll, quien importa directamente la materia prima de Comodoro Rivadavia y Mar el Plata.

Ejemplos de su pericia son el desarrollo de platos como langostinos al vino espumante o al ajillo, brocheta de langostinos, pulpo español con ajada, parrillada de pescados y mariscos, paella, ojo de bife con papas y morrones grillados, panzotti de calabaza en salsa mediterránea, crema catalana, volcán de chocolate, sumados al pan de campo+tomate, jamón crudo, oliva, ajo y escalibada, impactantes tapas con quesos, fiambres, tortilla, brocheta de langostinos, salpicón de mariscos, rabas, arroz pintado de negro, langostinos y calamares, pulpo español más cachelos, oliva y pimentón, milanesa de peceto más dos purés, sorbete de helado de limón con espumante, y muchos más.
Se trata de una cocina tradicional vista con ojos modernos. Joan Coll, radicado definitivamente en la Argentina en 1991, desarrolla una intensa actividad, profesional y educativa. Propietario de restaurantes (en Mallorca, Villa Gesell, Buenos Aires, Bariloche, Pinamar, etc.), chef ejecutivo del Hotel Austral en Comodoro Rivadavia, jurado de concursos y pionero en programas de cocina en televisión, es una presencia constante, incluso con el libro “Cocina española” (1998, Editorial Atlántica).

Además del restaurante, la posada luce cómodas habitaciones, un gran parque, pileta de natación, cancha de tenis, paddle, bochas, organiza caminatas guiadas y se disfrutan gloriosos amaneceres y atardeceres. O sea: un mix de actividades deportivas y una relajante inmersión en la naturaleza, además de un buen restaurante que se caracteriza, como ya dijimos, por la sorpresiva presencia de muy buenos frutos de mar, con lo cual completamos la posibilidad de disfrutar al menos una alegre semana de paisaje y gastronomía. Un un lugar bucólico de gran belleza, que puede inducir a algunos a considerar cambios de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *