Opinión / 6 de junio de 2012

Balance angoleño

Un análisis comunicacional sobre el paso de CFK por Angola. El tropiezo de la marca “Clarín miente”, los desbordes de Cristina y la performance de Lanata.

En la intimidad, la comitiva oficial que acompañó a la Presidenta en Angola, hace el balance comunicacional. El gran tropiezo fue el affaire de las medias marca “Clarín miente”. El shock fue el histrionismo desbordado de Cristina: ¿Habrá sido la medicación?, se preguntan sus asistentes por lo bajo. Y la gran sorpresa, o mejor dicho, el gran alivio, fue la performance de Jorge Lanata en su cobertura de la gira.

Todos los funcionarios que rodeaban a la Presidenta se preguntaban desesperados qué se traía entre manos el periodista estrella de El Trece, porque estaban seguros de que Lanata intentaría “tacklear” a CFK. De hecho, recuerdan hoy en Buenos Aires, tuvo tres oportunidades para hacerlo, cuando Cristina habló con periodistas. No se explican cómo zafaron de la topadora Lanata, aunque arriesgan hipótesis: hay quienes creen que se quedó dormido, y hay quienes aseguran que no se animó. “El Gordo arrugó”, porfían. En todo caso, sí se le animó al canciller, a quien hizo pasar su peor momento comunicacional cuando le puso el grabador en la boca. “Es que Timerman es un… (epíteto despectivo subido de tono)”, dice un funcionario K.

 

6 comentarios de “Balance angoleño”

  1. REALMENTE FUE PATETICO VER A LA PRESIDENTA CACAREAR AUNQUE ES LO UNICO QUE SABE HACER…COMO SE REIRAN DE NOSOTROS….ME DIO VERGUENZA AJENA…

  2. La imagen de cristina aleteando y cacareando…, y ordeñando .. es memorable. Del ridículo no se vuelve… Y es todo mérito propio.

  3. Creo que Lanata, no se quedó dormido.Es tan inteligente, que solo esperó los acontecimientos.Kristinita, derrapó sola.Sin ayuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *