Televisión / 15 de Junio de 2012

tv

El último divo

“ShowMatch”. Entretenimientos. Lunes, martes, jueves y viernes a las 22.30, por El Trece. Conducción: Marcelo Tinelli. Jurado: C. Barbieri, M.Casán, F. Mendoza, A. Pachano, M. Polino y A. Gasalla. Dirección: Alejandro Ripoll.

Por

Una vez al año, desde hace demasiado tiempo, muchas pero muchas personas preocupadas por este país decimos “volvió Tinelli” y post facto, aparece la sensación, acaso el sentimiento, de que el ph televisivo, anche atmosférico, sufre una metamorfosis. Pero lo que nunca queda claro es si eso es bueno o malo para el pueblo argentino (gracias, Woody Allen).

Volvió Tinelli. Yastá. Ya el rating explotó, la competencia sigue reuniéndose en la jabonería de Vieytes y las mariposas estornudaron en Tokio. Ahora hay que continuar el juego y en El Trece hacer las cuentas a ver si el tanque de Ideas del Sur alcanza para ganarle el año a Telefe. ¿Cómo ganará Tinelli o por qué fracasó?, son las únicas preguntas interesantes con respecto a la 23ª temporada de “ShowMatch” o, su prótesis más lograda, “Bailando por un sueño”. Todavía es demasiado pronto como para arriesgar una respuesta. El “as en la manga” de Tinelli puede estar observándonos. Pero alejados del resultadismo y enfocados en su primera esperadísima emisión, quedaron en nuestras retinas algunas impresiones imborrables (perdón, ¿hay alguien que no conozca el argumento?).
-Apertura 1. Tarantino fue invitado a una cita para el enemigo. Lo de “Pulp fiction” con Marcelo Tinelli y Florencia Peña (parodia de John Travolta y Uma Thurman) se enrareció con chistes internos incomprensibles, azuzados por Dady Brieva. Demasiado gesto para tan poco.

-Apertura 2. Una idea genial: ¡Tinelli se despierta de un sueño! Y lo vemos en cueros, ponerse perfume sobre sus tatuajes y elegir las sedas y terciopelos que lucirá en su gran noche. ¿A qué me hace acordar…? ¿Un divo?

-Apertura 3. Mucho y mal. Grandilocuencia faraónica y excesos de grasas trans. Diez cuadros musicales, 300 artistas en escena, festival de arneses y más de un bailarín que la pifió feo. Salvo el talento de Hernán Piquín, todo fue gente volando no sabíamos hacia dónde.

-Besamanos. El rito del saludo con el gerente de programación del canal, Adrián Suar, y sus colaboradores Pablo Codevila y Coco Fernández, fue más tirante que nunca. Entre chistecitos y sonrisas, los reclamos sobre el retraso del inicio del ciclo y el posible pase del conductor a Telefe sobrevolaban la charla entre estos dos medidores de fuerzas y de tamaños.

-Jurado. Sin Graciela Alfano, fueron un canto a la paz y a la amistad. Gran momento cuando Antonio Gasalla le dijo a Tinelli que así, amigados, no le servían. La acidez del capocómico amenaza con ser el ingrediente más jugoso.
-Peña. Bien de reflejos por subirse a la acusación de “panquequera” y responder a la inversión del “capo di tutti capi”. Como bailarina, es una gran comediante y será, sin duda, la otra atracción del año.
-Chau, chau, chauuu. Casi dos horas sin cortes bastante aburridas. El baile continuará. Ya podemos ir al baño.

 

2 comentarios de “El último divo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *