Restaurantes / 10 de Agosto de 2012

resto

Dinastía inca

“Osaka”. Juana Manso 1164, Puerto Madero. Faena Arts Center. 5352-0404. Cocina fusión peruano-oriental. Abierto todos los días mediodía y noche. Reservas. Principales tarjetas. $ 400.

Por

En los últimos años, la comida nikkei, fusión de japonesa y peruana, se convirtió en la cocina étnica favorita de los argentinos. Esto dio como resultado una proliferación de restaurantes de distintos rangos que la practican. El precursor, sin embargo, fue “Osaka”, que inició esta moda hace ya siete años, con la apertura de su local de Palermo. El éxito fue inmediato; y el crecimiento, meteórico. Hoy “Osaka” podría considerarse una cadena multinacional de restaurantes, con dos filiales en Lima, otras dos en la ciudad de México, una pronta a inaugurar en São Paolo y dos en Buenos Aires, a partir de la reciente apertura de su segunda sede de 500 m2 en Puerto Madero. El fundador y creador del concepto “Osaka” es la cabeza de un grupo inversor, el empresario Diego de la Puente, lo cual demuestra que la gastronomía puede ser un gran negocio.

El “Osaka” de Puerto Madero impresiona por su ambientación, realizada por el arquitecto Ariel Chemi, el mismo que ambienta todas las sucursales de esta marca. La amplitud del espacio está contenida por un árbol de madera clara, que cobija las mesas del sector central del salón, y por una serie de espacios divididos por paneles, también de madera. La barra de sushi y la de tragos están en cada extremo del salón, y hay además un segundo nivel, con barra de tragos propia, ambas al mando de la bartender Mona Gallosi, quien creó una carta que se destaca por su originalidad y su interpretación del espíritu de la cocina del lugar, como el Pink Ají, con gin, cointreau, jugo de pomelo y syrup de chili japonés.

A cargo de la cocina están los chefs peruanos Alex Migone y Eddie Castro, quienes para este nuevo “Osaka” concibieron una cocina de fusión más amplia, no solo con lo japonés, sino con lo oriental. En la nueva carta se adivinan ingredientes y preparaciones de la cocina china, tailandesa, vietnamita, y otras regiones del Asia, prevalecen los sabores agridulces, a veces dulces a secas, los picantes y astringentes. Lo mejor es picar un poco de todo. Exquisito el tiradito Osaka, de pulpo, salsa de sésamo, lima y soja y el Carpassion Salmón con miel de maracuyá y limón. Sabrosos futomakis (rollos) y temakis (conitos) del sushi bar, fríos o calientes, como el Maki Furai de salmón palta y Philadelphia, crocante gracias a un rebozado de panko.

También hay antichuchos, de todo menos el original de corazón, entre los que se destaca el de Nikku (lomo), en salsa de wasabi y crujiente de panceta. También puede optar por un Sakana Ishiyaki o “pachamanquita peruana”, una piedra caliente donde cocinar pescado cortado tipo sashimi sobre cama de hierbas o elegir un plato fuerte, como el Miso Truffle Beef, un medallón de carne de Angus con sal de trufa, puré al miso y mix de hongos al wok. Los postres: suspiro limeño, mousse de chocolate frío o crema helada de frutos rojos. Una cuidada presentación de los platos y un servicio eficiente completan este lujoso banquete de incas y samuráis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *