Restaurante / 16 de Agosto de 2012

resto

Locos por la hamburguesa

“Mad”. Av. del Libertador 6002, Belgrano. 4783-9035. Hamburguesas y tragos. Todos los días de 11 al cierre. Menú mediodía $60 / Noche $100.

Por

Es difícil rastrear el origen de la hamburguesa, pero comencemos por la historia más reciente, la que llevó a los marineros alemanes provenientes del puerto de Hamburgo, Alemania, a importar uno de sus platos populares a las costas de los Estados Unidos. El “Hamburg Steak” o “Frikadelle” era, y en realidad sigue siendo, una albóndiga levemente aplanada, de carne picada con un poco de pan rallado y condimentada con especias. Esta preparación, sabrosa y fácil de hacer, se fue abriendo camino desde los puertos hasta el interior del territorio norteamericano donde, con el correr de los años, adoptó los ingredientes, el tamaño y la forma con que hoy la conocemos.

La llegada de la industrialización y el ritmo de vida acelerado la llevaron a ser el ícono del “fast food”, pero esa hamburguesa finita y de materia prima dudosa poco tiene que ver con la verdadera, casera, gruesa y jugosa Hamburguesa, así con mayúscula que, convengamos, en ningún lado hacen tan bien como en los Estados Unidos. En todo caso en Buenos Aires siempre fue difícil encontrar una buena hamburguesa. Al menos hasta ahora.

En la esquina de Libertador y Juramento acaba de abrir “Mad”, un bar de tragos y hamburguesas que su dueño, el joven Marcos Grabenheimer, propone como una vuelta de tuerca a la cultura norteamericana tanto desde su carta como desde su ambientación. Motos Harley Davidson de colección, faros de barcos y neones azules conviven con cristalería vintage comprada en el mercado de San Telmo. Del mismo modo la carta, diseñada por el chef Pablo Abramovsky, ofrece desde la clásica hamburguesa de carne hasta variantes de pollo, pescado, cordero, lentejas y la Mad, de roast beef y bondiola de cerdo. También las preparaciones e ingredientes son originales: hongos, guacamole, tapenade de olivas negras, queso brie, cebollas caramelizadas, mayonesa de chimichurri y salsa barbacoa hecha en casa, al igual que los panes. De acompañamiento, excelentes aros de cebolla, calabazas fritas especiadas y papas Mad, con sal de apio, ciboulette, salsa de chiles rojos y queso cheddar fundido.

Además de hamburguesas, “Mad” tiene una barra bien surtida comandada por el experto bartender Héctor Videla, quien cuida no solo la preparación sino la presentación de los tragos. Un clásico de la casa es la Caipi Mad, con vodka, té verde, maracuyá y almíbar especiado, decorada con un capullito de rosa y una rama de canela encendida para expandir el aroma del trago. La barra y las mesas altas con banquetas invitan a un happy hour y, en ese caso, si todavía no está listo para una suculenta hamburguesa, puede picar unos kebabs de cordero, unos pinchos de langostinos o unas chicken wings con barbacoa de Jack Daniel’s, también hecha en casa.
La propuesta, vino a llenar un nicho disponible en el mapa gastronómico de la ciudad. La idea es original, pero la cocina aún necesita encontrarles el tiempo a las cocciones para que nos volvamos locos con sus hamburguesas. Vale la pena darle el tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *