Deportes / 5 de octubre de 2012

RENOVACIÓN GENERACIONAL

Joven DT se busca

Una nueva camada de entrenadores desembarca en el fútbol argentino. Cambios de estilo, aire fresco y salarios pesificados.

Por

Una camada joven de técnicos empezó a pisar fuerte en el fútbol argentino. Ya no se trata de casos aislados, ni de apuestas a futuro. Luis Zubeldía (Racing), Rodolfo Arruabarrena (Tigre), Matías Almeyda (River), Diego Cagna (Estudiantes), Roberto Sensini (Colón) y Guillermo Barros Schelotto (Lanús) son solo algunos de los nuevos alquimistas que cada fin de semana se juegan el destino de los veinte equipos de Primera División.
Todos son ex jugadores que llegaron con nuevos discursos frente a la vieja guardia, hoy representada por la orfandad que ofrecen Américo Gallego (el DT de Independiente) y Gerardo Martino, que regresó de la selección de Paraguay para sacar del pozo a Newell´s, el club donde creció y se formó como jugador. Ambos son caros en su cotización, pero tienen pergaminos suficientes como para sobrellevar las presiones de dos equipos angustiados por el fantasma del promedio. El resto de los “legendarios”, por distintas causas, están desocupados o involucrados en otros proyectos.

Por caso, Carlos Bianchi, el más ganador en la historia de Boca, continúa con sus vacaciones forzadas. Su sueño de selección solo es concretable sin Julio Grondona a la cabeza de la Asociación del Fútbol Argentino. Un regreso con gloria al club de la Ribera tampoco es posible: la política del club está fuertemente custodiada por la dinastía que impone Mauricio Macri a través de su delfín Daniel Angelici. Al parecer, la espera del Virrey va a ser mucho más prolongada.

Ramón Díaz, tras su paso infructuoso paso por el Rojo de Avellaneda, aguarda una nueva oportunidad en River, el club de sus amores, pero está enfrentado a Daniel Passarella. Alfio Basile pasó sin pena ni gloria por la Academia, pero hace unos meses anunció que en volverá a dirigir y que preferiría hacerlo en la Argentina. “El traje de entrenador lo tengo colgado y con el placard abierto para llevarlo a la tintorería, porque tengo ganas de volver a dirigir. Voy a estar trabajando en poco tiempo”, afirmó el hombre del inconfundible vozarrón. Todos ellos liberaron vacantes para que los más jóvenes tomen la posta.
Las causas por las que los dirigentes apuestan por técnicos jóvenes y sin demasiadas medallas son múltiples y de las más variadas. Pero el factor económico suele estar por encima del resto. En tiempos en que las finanzas de los clubes flaquean y su bonanza depende de la venta de alguna “joyita” surgida en inferiores –o también de la mano, a modo de salvoconducto, que pueda tenderles Grondona– los lápices se afinan a la hora de firmar el contrato del cuerpo técnico.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *