Restaurantes / 27 de diciembre de 2012

resto

Las olas, el viento y la buena mesa

“La Posada del Faro”. Calle de la Bahía esq. Timonel, Faro de José Ignacio, Uruguay. (598) 4486-2110. Cocina de autor. Todos los días de 20 al cierre. Reservas. Principales tarjetas. Precio promedio: $ 250.

Por

A un paso de la temporada oficial verano 2013, Punta del Este se prepara para recibir el aluvión de turistas del mundo. Las tendencias indican que el porcentaje de argentinos será menor este año, pero sin dudas nuestro “jet-set” local dará el presente como todos los años, desde tiempos inmemoriales. Claro que el epicentro del “cool” en el Este hace tiempo ya no es la Avenida Gorlero sino José Ignacio, a 30 km de la Punta. Allí “emigraron” los que buscaban alejarse de las hiperpobladas costas de la Mansa y la Brava, construyeron sus casas de arquitectura moderna e integrada a la naturaleza en medio de la nada y así, poco a poco, crearon un nuevo centro turístico-comercial que conserva, sin embargo, un espíritu de aldea playera.

Pero en los años `40, José Ignacio era casi un desierto. Allí, los García Arocena tenían una estancia donde pasaron sus vacaciones sucesivas generaciones de la familia hasta que en 1991, decidieron construir “La Posada del Faro”, la primera de la zona. Rápidamente la posada se pobló de turistas argentinos, sobre todo porteños, y el éxito fue tal que en el 2004 se realizó una remodelación y ampliación. Por esa época, José Ignacio comenzó a figurar en la prensa internacional y pronto fueron los neoyorquinos y los londinenses quienes reemplazaron a los porteños, y a estos les siguieron alemanes, italianos, suecos, libaneses, rusos y demás.

“La Posada del Faro” tiene un parador sobre la playa donde hace tiempo sirven comida y bebida de alto nivel para una playa. Pero la novedad de la temporada es que abrirán al público su restaurante en la Posada, por las noches. El emprendimiento está a cargo de Sebastián Mederos y del chef uruguayo Esteban Pazos, quien se formó en los Estados Unidos y trabajó incluso en “Il Bucco” de Nueva York. La carta de la Posada es corta, con platos simples pero logrados, donde se privilegian los productos de la zona. Predominan por lo tanto los pescados y mariscos, no solo los provenientes del mar sino de la laguna Garzón, rica en especies. Algunas opciones son el escabeche de mejillones, el cake de Siri (un cangrejo de pinzas azules que se encuentra en la laguna), el ceviche de brótola con boniatos (nuestras batatas, pero en una variedad alargada cercana a la zanahoria) y la imperdible raya a la parrilla, propia de los mares de José Ignacio. La Posada tiene su propia huerta orgánica y trabaja con productores locales, por lo que también abundan tentadoras opciones para los que desechan el pescado. Pizza de queso de cabra, zucchini, rúcula y parmesano; crostón de morcilla dulce con huevo poché; ensalada de mozzarela de búfala con pimientos asados y anchoas; gnocchis con hongos; y ojo de bife con papas al plomo, queso azul y berro; entre otros.

Una cocina cuidada y con productos frescos, y un lugar paradisíaco donde dan ganas de quedarse. Tiene la opción: “La Posada del Faro” cuenta con 15 habitaciones, ambientadas con sobriedad y buen gusto, ideales para una estadía en José Ignacio. Reserve con tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *