Televisión / 26 de Noviembre de 2013

Televisión

Pasan las prohibiciones, quedan los artistas

“Teatro abierto”. Ciclo de obras argentinas. Martes a jueves a las 22.30, por Canal 7. Conducción: Darío Grandinetti. Idea y dirección general: Eliseo Álvarez.

Por

Valor histórico. Dos de las obras del ciclo: “El nuevo mundo”.

★★★★★ ¿Por qué hacemos Teatro Abierto? Porque queremos demostrar la existencia y vitalidad del teatro argentino tantas veces negada; porque siendo el teatro un fenómeno cultural eminentemente social y comunitario, intentamos mediante la alta calidad de los espectáculos y el bajo precio de las localidades, recuperar a un público masivo”.

Con esas razones empezaba la carta escrita por el dramaturgo Carlos Somigliana leídas el 28 de julio de 1981 en el Teatro del Picadero, inaugurando una movida histórica durante la dictadura: autores, directores, actores, artistas y espectadores demostraron que la dramaturgia nacional estaba viva a pesar de las censura y el terror. Ni el atentado del 6 de agosto a la sala del Picadero (todavía sin culpables), pudo cortar este acto de resistencia, impulsado en especial por Roberto Cossa y Osvaldo Dragún, que continuó en el Tabaris y se repitió hasta 1985.

En el 2012, aquella sala incendiada se reabrió y los reconocimientos comenzaron a despertar. Entre ellos, el de la TV Pública con el ciclo “Teatro abierto”, donde trece de las obras presentadas en 1981 se adaptaron para la pantalla (las siete restantes no pudieron ajustarse por cuestiones técnicas).

El actor Darío Grandinetti es el encargado de presentar la pieza y de charlar después con algunos de los protagonistas. Participa gente que estuvo involucrada en la experiencia original junto a otra que entonces ni había nacido, lo que permite mezclar artistas con distintas motivaciones. Es una oportunidad en todos los aspectos: el teatro por tevé no es novedad, pero hacía mucho tiempo que no se realizaba; revitaliza poniendo en contexto un hecho histórico; y acerca el teatro a los que, quizá, nunca irían.

Antes de que alguien grite que no es lo mismo, que el teatro es ceremonia compartida, que el público completa la obra y que…, respondo que tiene razón. Pero que se trata de una aproximación absolutamente válida, y una invitación a recorrer otros espacios. Además de que se lleva a cabo con figuras del teatro muy reconocidas pero que no acceden, en general, a las ficciones en los medios masivos.

Las obras presentadas son: “La oca” (de Carlos Pais y dirección de Joaquín Bonet); “Desconcierto” (Diana Raznovich/Hugo Urquijo); “El nuevo mundo” (Somigliana/Raúl Serrano); “El acompañamiento” (Carlos Gorostiza/Alfredo Zemma); “El 16 de octubre” (Ellio Gallipoli/Pepe Cibrián Campoy); “Decir sí” (Griselda Gambaro/Lía Jelín); “Gris de ausencia” (Cossa/Agustín Alezzo); “Tercero incluido” (Eduardo Pavlovksy/Luis Romero); “Mi obelisco y yo” (Dragún/Román Podolsky); “Antes de entrar dejen salir” (Oscar Viale/Rubens Correa); “La cortina de abalorios” (Ricardo Monti/Alejandro Tantanián); “Papá querido” (Aída Bortnik/Luis Agustoni); y escrita especialmente para este ciclo, “Más allá de nosotras” (Omar Pacheco).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *