Restaurante / 4 de Abril de 2014

Restaurante

“Peugeot Lounge”, de paseo por el mundo

Honduras 5624, Palermo. 6091-1610. Cocina internacional. Martes a sábados de 18 al cierre. Reservas: reservas@peugeotlounge.com.ar. Principales tarjetas. Precio promedio a la carta: $ 150. Cena degustación (404 Bistró): $ 380.

Por

Todo en uno. Desde el happy hour y hasta que el cuerpo resista: lounge, cava con más de 1.000 etiquetas y un restó con menú degustación.

Multiespacio, multitalento, multinacional: el flamante “Peugeot Lounge” es un mundo en sí mismo. En este espacio de 450 m2 en dos plantas, inspirado en el “Peugeot Avenue” de los Champs Elysées de París, hay de todo para todos: un lounge, una cava/vinoteca, un bar en la terraza (con bío hogares y mantas de piel para pasar el invierno), un restaurante y un salón VIP. Está diseñado para ser recorrido desde el happy hour hasta que las velas no ardan, de acuerdo con lo planeado por tres referentes de la gastronomía argentina: la bartender Inés de los Santos, el chef Martín Baquero y el periodista y sommelier Fabricio Portelli.

En la planta baja está el lounge, con una larga barra, mesas comunitarias, un living y un DJ residente. La propuesta fue armada para un público internacional, así que en la barra podrá encontrar todo el alcohol que sueñe (hasta el que no se está importando fácilmente), preparado en más de 50 opciones de aperitivos, cócteles originales, clásicos y hasta mocktails, para los abstemios.

Al fondo del salón está la cava vidriada, con más de 1.000 etiquetas, 200 de ellas nacionales. En su faceta wine-bar, el “Peugeot Lounge” le da la opción de tomar vinos por copa: dos “Copados” por día o una “Copa Top”, del mejor vino de la carta, que se remata durante la noche (¡y va bajando el precio!). Además puede llevarse el vino que le gustó, a precio de vinoteca.

RESTO-PEUGEOT-LOUNGE_015

En el mismo lounge también puede picar… y viajar. Hay platos y postres de diversos lugares del mundo, entre ellos los Estados Unidos (selección de minihamburguesas); Argentina (empanadas fritas de queso Rauch); España (imperdible el pulpo asado con romesco); Francia (con quesos de origen galo elaborados en la Argentina, pâtés y excelente rillete de cerdo y pato, además de éclairs de chocolate); y Asia (sushi, infaltable en un lugar de estas características).

Para completar la experiencia, lo mejor es seguir viaje al primer piso. El “404 Bistró” ofrece un menú degustación de 3 pasos, con 5 entradas, 5 platos y 5 postres para elegir; elaborados con productos de mercado y maridados con vinos. Antes de empezar, un “amuse bouche”: croqueta de ossobuco con sutil mayonesa de maracuyá.

Entre las entradas, sabroso el pato confitado con vegetales en conserva; o las mollejas crocantes con puré y helado de remolachas (excelente combinación de texturas y equilibrio de sabores). Entre los principales platos de inspiraciones variadas como el cordero con menta, ñoqui de sémola y puré de garbanzos, con un aire griego; o un plato japonés que combina cerdo con langostinos en un taco esponjoso, con chile y plátanos. En todos los casos, el sabor no falla pero falta temperatura, un tema de ingeniería que prometen resolver a la brevedad. De pre-postre, sandía infusionada con tomillo y naranja y de postre, duraznos con sablé de vainilla, salsa inglesa y cedrón.

Después de la cena, la fiesta sigue: afuera, abajo o donde quiera. Vaya sin GPS, lo mejor que puede pasarle en el “Peugeot Lounge” es perderse.

 

Comentarios de ““Peugeot Lounge”, de paseo por el mundo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *