Política / 2 de mayo de 2014

Gisele (55) y Cristina (61)

La historia secreta de las hermanas Fernández

Los médicos recomendaron que se vean menos para evitarle un factor de estrés a CFK. Peleas e internaciones psiquiátricas.

Por

Gisele (55) y Cristina Fernández (61), la historia de una relación difícil.

Las hermanas Fernández no pueden pasar mucho tiempo juntas. Por algún motivo, la más famosa de las dos siempre termina huyendo de la otra, que aún es una desconocida para el gran público.

El último encontronazo ocurrió luego de que la Fernández famosa, Cristina, la Presidenta, se sometiera a la delicada operación en el cráneo que la obligó a ausentarse durante un mes y medio del Gobierno. Durante todo ese tiempo convivió en la Quinta de Olivos con su hermana Gisele, la desconocida. No lo soportó.

Cada vez que Gisele le daba una orden a ella o a los médicos, Cristina explotaba. Su hermana, médica clínica, la trataba como a su paciente y desautorizaba a los profesionales que cuidan a la Presidenta, todos expertos de renombre. Además, Gisele le sacaba el control remoto del televisor y solo dejaba que Cristina viera comedias románticas y sitcoms inocuas.

Los noticieros estaban prohibidos, incluso el de Canal 7, y también le censuró su serie favorita, “Game of Thrones”, porque a su criterio contenía escenas de violencia que podían perjudicar a la paciente en reposo.

Pero no eran solo esas pequeñeces las que terminaron irritando a Cristina. Era Gisele en general: su voz estridente, su actitud mandona, sus problemas, las eternas discusiones entre hermanas que la retrotraían a un tiempo que creía superado.

Los médicos que seguían su evolución en Olivos fueron los primeros en advertir que la presencia de Gisele era nociva para la Presidenta. Le habían recomendado evitar las situaciones de estrés. Y su hermana, básicamente, la estresaba. Entonces cortaron por lo sano: “Pase solo el tiempo necesario con ella”, le dijeron a la Presidenta, que acató la orden con una mezcla de culpa y alivio.

 

Y su médico de cabecera, Facundo Manes, de la Fundación Favaloro, le recomendó algo más: que invitara a sus amigas, que no se encerrara en el círculo que conforman sus hijos, su madre, su hermana y algún que otro funcionario, como Carlos Zannini o el camporista “Wado” De Pedro.

—Mi entorno es lo que ve, doctor —respondió Cristina, seca.

MADRE E HIJAS. Ofelia Wilhelm junto a sus hijas Cristina y Gisele. La preferida es la menor, que vive en La Plata como su madre. Ofelia visita  a CFK en Olivos.
MADRE E HIJAS. Ofelia Wilhelm junto a sus hijas Cristina y Gisele. La preferida es la menor, que vive en La Plata como su madre. Ofelia visita a CFK en Olivos.

Lee la nota completa en REVISTA NOTICIAS. Encontrála en los principales quioscos del país, o suscribite online y recibíla en PDF.

TapaNoticias1949-(1)