Ciencia / 10 de agosto de 2014

No todo es gym

Cómo vencer el sedentarismo en la vida cotidiana. Cambios de hábitos fundamentales.

Por

Dios creó el mundo en seis días y el séptimo descansó. Eso dice nuestra tradición bíblica. Nuestra sociedad agrega: el próximo primer día es un día de comienzos: los lunes comenzamos las dietas y los ejercicios. Esperamos el próximo comienzo y mientras lo hacemos, “descansamos” a nuestros músculos acumulando lo que no usamos. Ciertamente, algo tenemos que cambiar para no hacer un uso compulsivo de los comienzos.

¿Cómo hacer para que nuestros músculos no estén en un estado de semiinactividad permanente, algo que conocemos como sedentarismo? ¿El ejercicio es la respuesta?
Para dejar un estado de inactivación, lo lógico es activarse y para ello debemos mover el cuerpo y el movimiento se realiza a partir de los músculos.

Algunas definiciones que pueden ayudar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía mientras que el ejercicio es una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física (por ejemplo, la resistencia, la fuerza, la velocidad, etc.). La actividad física es la respuesta para activarse y dejar de ser sedentario. Agrego otro párrafo de la OMS: “La inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo). Además, se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica. Un nivel adecuado de actividad física regular en los adultos reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas; mejora la salud ósea y funcional, y es un determinante clave del gasto energético, y es por tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso”.

Nuestro objetivo debe ser activarnos, dejar de ser sedentarios, y lo más importante, esto no es difícil ni complicado y ni siquiera se debe comenzar el lunes. Con solo movernos hacemos actividad física. Moverse significa caminar, bajar escaleras, cortar el pasto, limpiar la casa, lavar el auto, levantarse e ir a hablar con el compañero de trabajo en lugar de mandar un mail, dejar de usar un poco el control remoto, jugar con nuestros hijos, bailar, no estar más de 30 minutos sentado, mover los libros, acomodar la casa, lavar a las mascotas, etc. Cuánto más nos movamos, más activos estamos, todo suma y todo se acumula.

La solución a los comienzos eternos, es no empezar, sino incorporar el hábito de movernos y estar activos, no hay que ir a ningún lado ni necesitamos una rutina específica, el movimiento es parte de nuestra vida, tomémoslo como propio y no como ajeno. Si a la actividad le agregamos el ejercicio, mejor, pero lo importante y determinante es activarse y moverse, es decir, dejar de ser sedentario.

* MÉDICO, director de Calidad
de Vida en el Trabajo.

En NOTICIAS de esta semana “Sin daño colateral”. Los últimos hallazgos para tener fármacos más seguros y efectivos contra el cáncer. Conseguí tu revista online.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *