Sociedad / 5 de Enero de 2015

Pasaporte al grotesco

Cuando la búsqueda de la perfección se convierte en una obsesión.

Por

HIPERTUNEADA. Luciana Salazar antes y después de las cirugías.

Para muchas, ser sexy se reduce a tener una cintura mínima, el busto prominente, las mejillas angulosas, los labios sensuales, curvas perfectas y estar hiperflacas. El problema es que resulta imposible que todos los atributos estén en una misma persona. Por eso, quienes se niegan a aceptar los límites de la naturaleza y del buen criterio médico, entran en una vertiginosa carrera hacia lo grotesco. Así, cobra vida un estereotipo de mujer irreal, con rasgos de fantasía, que ocupa hoy la mayoría de los espacios de televisión y las tapas de revistas.

Esa tendencia genera una confusión muy grande en las adolescentes que buscan identificarse con estos modelos –es común, por ejemplo, que jóvenes casi niñas, concurran a mi consultorio buscando tener la boca de Angelina Jolie, el busto de 600 cm3, ¡pero con la extrema delgadez de una modelo de Victoria Secret! Una paciente que ya no sabe qué hacerse pero insiste en tocarse esto o aquello, no está bien psicológicamente.

El punto es que termina topándose con cirujanos dispuestos a operarla. Si es una mujer que tiene algo o mucha fama, la transacción será por canje: prensa a cambio de la cirugía. Allí los peligros se multiplican porque ese, que muchas veces no es un especialista, dirá que sí a todos los requerimientos de la mujer y buscará la forma de operar al menor costo posible. El resultado será efímero y malo y pondrá en alto riesgo la vida y la salud de ella. Por eso, estos cirujanos tienen también una corta vida pública.

Los que amamos y honramos la profesión, debemos recordar que primero somos médicos y, por lo tanto, debemos reconocer e identificar cuándo la búsqueda de belleza se transforma en enfermedad.

* Médica (MN: 63.605), especialista en Cirugía Plástica

y Directora de Clínica Milito.

En NOTICIAS de esta semana “Hiper tuneadas: la perfección inhumana”. Los costos de la belleza artificial para ser cada día más sexies.

Conseguí tu revista online

 

19 comentarios de “Pasaporte al grotesco”

  1. Por favor…pobrecita,se olvido que la verdadera belleza de una mujer es espiritual,y esta belleza
    crece como los niños!!!Es grosera hasta para mirarla,si fuera hombre ni a la esquina voy con ella,tomara conciencia del daño que se provoca?Evidentemente esta vacia!!!!

    1. OOOOOOOJOJOJOOJOJOJOJOJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ, MUY BUENO!!!!!!!!JAJAJAJAJJJJJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
      JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
      FELICITACIONES

  2. La verdad que puede tener mucho lomo…parecer una muñeca pero nada mas que eso…. sirve para ser geisha de los tipos ricos…

  3. Un ventrilocuo empezo con chistes de rubias tontas, Luciana se levanto indignada y le grita, basta, que se hace pensar que por mi color de pelo soy tonta, avergozado el ventrilocuo se disculpa y Luciana le dice, no te metas, estoy hablando con el enano que tenes en las rodillas.

  4. Este tipo de mina esta condenada ser el juguete sexual de tipos de guita. No da para mas.
    Supongo que abra juntado bastante guita porque a veces n las operaciones superan a la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *