Sociedad / 5 de Enero de 2015

Vecinos en lucha contra una sede del Mercado Central

Una agrupación de Colegiales acudió a la Justicia. Denuncian negociados.

Por

La intersección de las calles Maure y Cramer, en el barrio porteño de Colegiales, fue el lugar elegido para despedir el año por la agrupación de vecinos que desde principios del 2014 lucha contra la instalación de una sede del Mercado Central en un predio del ex ferrocarril Mitre. Ellos confían en que la Justicia será clave para rescatar el espacio. Mientras tanto, los responsables del proyecto aceleran el trabajo para inaugurar el mercado durante la feria judicial.

Los vecinos cortaron pan dulce y destaparon sidras y gaseosas. En las alturas, dos pasacalles piden que en ese espacio se haga una plaza. “Pensaban abrir antes de Navidad, pero logramos frenarlos”, explicó Jorge Miguel Grecco, uno de los vecinos que firmó la denuncia que investiga el juez Sergio Torres, titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 12, en la que afirman que el Central y la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) estarían haciendo negociados con las empresas Patagonia Sunrise SRL y Energy Nature Free SA.

La protesta comenzó con aplausos y cánticos. Pero, de a poco, la bronca fue creciendo. “Es un barrio al que le van quitar la tranquilidad. Imaginate, camiones entrando y saliendo por una calle angosta como esta (Cramer). Nuestras casas ya empezaron a desvalorizarse”, explicó una vecina. Además, los habitantes del barrio denunciaron en la Justicia “subalquileres de espacios”, algo que estaría prohibido en el acuerdo de explotación por 10 años firmado entre la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) y el Mercado Central.

La esperanza. El miércoles 10 de diciembre, la Legislatura aprobó una ley que indica que en el espacio donde está el mercado solo puede haber un “espacio verde”. En lo que va del 2014, el Gobierno porteño clausuró varias veces la obra. A pesar de todo, siguen adelante y piensan abrir al público el lunes 12 de enero, evadiendo lo votado en la Legislatura porteña y aprovechando que por la feria judicial se demorará la resolución del juez Torres, que dependerá de la evaluación que haga el magistrado de contratos firmados entre el Estado Nacional y el Mercado Central, y de los los convenios N° 24 y 28/03 suscritos entre la Ciudad, el Estado Nacional y la ONABE, por el traspaso de terrenos para la creación de “Corredores verdes”.

La protesta llevaba una hora cuando los vecinos decidieron reemplazar los aplausos por golpes contra los carteles publicitarios del predio. Luego, improvisaron una fogata y un corte de calles que causó el enojo de algunos automovilistas. Un policía se acercó a una vecina y, cuando iba a decirle algo, la mujer se adelantó: “Hagan lo que quieran, no vamos a parar hasta que este predio sea una plaza, como corresponde”.

Seguí a Pablo en Twitter: @totoberisso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *