Restaurantes, Sitios Externos / 30 de enero de 2015

RESTAURANTE

Amigos de mundo

“Blanch”. Carranza 2181, Palermo. 4771-4440. Tapas, cocina variada. Mie. a sáb. de 20:30 a 24. Sábado y domingo, brunch de 12 a 16. Reservas. Sólo efectivo. Precio promedio: $ 250.

Por

Un amigo que cocina bien es el sueño de cualquiera. Puede ser desde un asado hasta algo más sofisticado, pero una invitación a comer en su casa seguro viene con un plus de entusiasmo y expectativa. Así es la casa de Diego “Tatu” Rizzi, dueño y cocinero de “Blanch”: prepara platitos de distintas cosas que se puedan comer con las manos, con recetas traídas de sus viajes por el mundo, sirve ricos tragos y vinos bien elegidos. A la hora de abrir su restaurante, recientemente mudado de Cañitas a Palermo, Rizzi replicó el mismo concepto con éxito. En “Blanch” uno en seguida se siente cómodo, como en la casa de un amigo.
Los viajes gastronómicos de Tatu comenzaron a los 13 años, cuando pasó tres meses con su tía que vivía en Francia. Ya a esa edad, paseando por los mercados, se enamoró de la cocina. Luego siguieron más viajes, a lugares lejanos e iniciáticos como India, Nepal y el Sudeste Asiático. Hoy los snacks, tapas y porciones de “Blanch” tienen una gran influencia de las cocinas de esos lados del mundo.
La carta está organizada por rubro. Carne, cerdo, pollo, langostinos, pesca, veggie, ensaladas, postres. Hay entre tres y seis platos de cada una, y vienen en porciones chicas. Lo ideal es pedir dos o tres por persona, mejor todavía pedir todo para compartir al medio de la mesa. Crab cakes con mayonesa de rábano picante, albóndigas de cerdo con salsa de maní, ribs laqueados con soja y miel, langostinos empanados en panko con salsa de mango y jengibre, tartare de salmón con palta, lima y cebolla de verdeo, y ensalada de pepinos y rabanitos (curados con sal y azúcar), chocotorta deconstruida con crema de dulce de leche y Chocolinas en polvo. Todo es rico, todo está bien hecho, con sabores originales y buenas cocciones.
La terraza de “Blanch” es de las más lindas de la cuidad. Espaciosa, con barra propia y mesas grandes y bajas para juntarse con amigos. Hay jarritas de tragos como el Longrain Campari (Campari, pomelo, lima y naranja), Roncito Mint (Ron, limón, menta y soda) y Negroni añejado en barricas. El salón principal es cálido, con aires de almacén de barrio y toques cool. Tiene una selección de vinos interesante, con etiquetas nuevas expuestas en estanterías de campo.
Los miércoles “Blanch” invita a los amigos a cocinar. Cocineros profesionales y aficionados viven por una noche la adrenalina del despacho del restaurante, asistidos por su dueño. Los invitados crean la carta de la noche y se esmeran con sus especialidades para deslumbrar en su gran noche. Ya hubo algunas revelaciones en el 2014 y se esperan nuevas para el 2015.
Bon vivant contemporáneo, obsesivo como todo chef que además es dueño de su restaurante, Tatu Rizzi y su socio Alejandro Naón, hicieron de “Blanch” un lugar tan relajado como su propia casa.

Cocina ★★★★
Servicio ★★★
Ambiente ★★★★

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *