Restaurante, Sitios Externos / 10 de Abril de 2015

RESTAURANTE

El último grito en maridajes

“Shout, Brasas & Drinks”. Maipú 981, Retiro. 4313-2850. Bar, cocina internacional. Lu. y ma. de 19 a 2. Mié. a vie. de 19 a 3. Sáb. de 20 a 3. Reservas. Principales tarjetas. Precio prom.: $ 250.

Por

La coctelería porteña está en la cresta de la ola, y sin dudas la cantidad y calidad de adeptos crece, porque cada bar que abre sube la apuesta. La última gran apertura es “Shout Brasas & Drinks”, ubicado en un petit hotel de dos pisos de fin del siglo XIX, a pasos de Plaza San Martín. Sus dueños, Santiago Lambardi y Sebastián Maggi, se tomaron su tiempo para reciclarlo a todo trapo. En el primer piso hay una imponente barra, con cocina a la vista y un Newine, un dispenser inteligente de vino que cierra botellas por inyección de nitrógeno, conservando sus cualidades intactas. Esto permite servir vinos de alta gama por copa a precios accesibles, uno de los puntos fuertes de la propuesta de “Shout”.
La carta de coctelería fue diseñada por Maggi, cuyas credenciales incluyen las barras de Bizarro, Hard Rock Café, Sucre, L’abeille y Pony Line. Inmune a las modas pero atento a lo que quiere el público, creó tragos para todos los gustos. Los tererés, servidos en vasos de bambú con bombilla, son refrescantes y livianos, para moderados. Probamos el Chanta, con té verde, menta fresca y cedrón al que se le va agregando de una jarrita limonada de gin, syrop oriental, pomelo y soda. En el otro extremo está el Sangre, vodka de romero y rábano picante, tomate y remolachas asadas, aceto balsámico extra vecchio, condimentos y tosti con tabasco y ajo. Una experiencia intensa para compartir. Hay 30 tragos para elegir, acompañados con garrapiñadas con sal, azúcar y pimienta de cayena.
Como su nombre lo indica, en “Shout, Brasas & Drinks” también hay parrilla. La propuesta gastronómica es mucho más amplia que eso. El chef Javier Hourquevie (ex Naná), creó una carta pensada para el público internacional que incluye platitos, platos fuertes y postres. Pueden picarse glorias latinoamericanas como los patacones con tomate fresco, sal y azúcar; delicias afrancesadas como el queso morbier con escabeche de hongos (con buen toque de cascaritas de naranja); e infaltables mollejas made in Argentina con ensalada de endivias, rúcula, durazno y chimi de tomates.
Las brasas se encienden a la hora de los platos principales. Ojo de bife con chimichurri, papines, chaucha, huevo y alioli; corte de cerdo con hinojo y zanahoria, zucchini y mostaza casera; y pesca del día con limón, orégano y ajo. También hay pastas y ceviche, en porción pequeña pero sofisticada, con espuma de pisco sour. De postre, queso y dulce con queso morbier (reconocible por una línea de ceniza en el centro) y dulce de zapallo.
“Shout” recién empieza a hacer ruido y todavía necesita más tránsito para impregnarse de nueva vida pero, como el caserón que lo alberga, las bases son sólidas. Coctelería de calidad, vinos de alta gama por copa, una cocina con algunas perlitas y un ambiente que promete reunir no solo a turistas, sino al cool porteño de más de 30.

Cocina ★★★
Servicio ★★★★
Ambiente ★★★★

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *