Economía, Sitios Externos / 16 de abril de 2015

Balanza y déficit

Se caen las ventas al exterior y reducen las importaciones.

El comercio total de la Argentina registró en el primerer bimestre del año una caída del 22% con respecto al 2014. Es consecuencia de una caída del 21% en las exportaciones junto a una contracción del 22% en las compras externas. El país vendió U$S 8.358 millones y compró por U$S 8.232 millones, por lo que el saldo comercial para los primeros dos meses del 2015 acumuló apenas U$S 126 millones.
Sin embargo, se trata de una mejora en relación a los U$S 79 millones del 2014 a raíz de que, si bien el comercio en general presentó caídas muy fuertes, las importaciones lo hicieron en un porcentaje levemente mayor al de las exportaciones. Un dato clave es que el 44% de la caída de las ventas al exterior correspondió a las menores ventas de manufacturas industriales.
Y el 76% de esa variación se explica por la disminución en las colocaciones en Brasil destacándose el comportamiento de las exportaciones de la cadena automotriz. En ese sentido, se observa como la contracción de la actividad en Brasil se traduce en una menor demanda de bienes industriales locales.
Por otro lado, el 52% de la caída de las exportaciones se asocia a las menores ventas de manufacturas de origen agropecuario y de combustibles y energía. En este caso, la contracción se explica casi en su totalidad por el impacto negativo de la evolución del precio de los commodities.
Caída pareja. La caída de las importaciones presenta variaciones muy similares a la registrada en las exportaciones. En un escenario de importaciones administradas y de debilitamiento de las ventas al exterior, el resultado muestra el objetivo del Gobierno argentino de controlar las compras externas de manera de mantener equilibrada la cuenta de divisas. En febrero, por ejemplo, el intercambio se derrumbó un 25% interanual: alcanzó un valor de U$S 8.075 millones contra U$S 10.742 millones del año anterior. Las ventas externas en febrero se ubicaron en en torno a los U$S 4.000 millones, valor cercano a los niveles de los años 2009-2010.
Al igual que para las ventas externas, los números destacan que las caídas se registraron en todos los rubros de importación. La mayor contracción se da en el segmento de combustibles y lubricantes, que se reducen un 63%. Le siguen las piezas y accesorios de bienes de capital, que caen un 27%. El resto de los rubros evolucionaron así: bienes intermedios (-11%), vehículos automotores de pasajeros (-39%), bienes de capital (-11%), y bienes de consumo (-15%). Suficiente para justificar el actual proceso de estancamiento.
En términos de productos, las principales caídas se produjeron sobre los siguientes productos: gas oil, gas natural, partes para aparatos receptores de radiotelefonía y minerales de hierro aglomerados, entre otros.

 

2 comentarios de “Balanza y déficit”

  1. MELCONIAN, EL ECONOMISTA EN JEFE DE MACRI, PROPONE UN DOLAR A 45P….SON PARA TODOS Y TODAS…..ESO SI SIN DEVALUCIÓN, NI INFLACIÓN, NI CORRUPCIÓN NEOLIBERAL….QUE BUENA LA NUEVA ALIANZA DE MACRI, RADICHAS DINOSAURIOS Y LA GORDA TIRA PEDOS DE CARRIO JUNTO CON LOS GRANDES MEDIOS BERRETAS….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *