Arte, Sitios Externos / 21 de Abril de 2015

ARTE

Sorprendentes cruces

Exposición “In Fraganti”. Fotografía y pintura. ArtexArte, Fundación Alfonso y Luz Castillo. Lavalleja 1062. Martes a viernes de 13.30 a 20. Sábados de 13.30 a 16.

Por

Para sorpresa de muchos, Geovany Verdezoto obtuvo en 2008 el primer premio en la 49° edición del Salón de Julio de Pintura Fundación de Guayaquil (Ecuador) con una fotografía. El jurado, integrado también por quien esto escribe, consideró que el diálogo de su imagen –“Los que se fueron”, de emigrantes ecuatorianos en Roma– con la pintura era indudable, incluso por el “acercamiento compositivo a sus cánones”. La exposición “In fraganti. Fotografía y pintura en el arte argentino contemporáneo” explora esos cruces, que homenajean tanto como ironizan los vínculos y la separación entre estas prácticas artísticas. Una representativa pieza es “La dama” de RES (en colaboración con Constanza Piaggio) de la serie “Conatus”. RES tomó como modelo la pintura “La dama de armiño” (1488-1490) de Leonardo Da Vinci, alterando referencias y detalles; en lugar del blanco armiño del original la dama, con seis dedos, sostiene la cabeza de un cerdo.
La curadora Valeria González advirtió que la idea de hacer una exhibición sobre fotografía y pintura fue de Eduardo Médici, aquí con fotos intervenidas. “Esta muestra es perfecta para presentar el nuevo programa de la Arte x Arte, porque implica capitalizar una identidad de años de trabajo con la fotografía abriéndola, a su vez, a nuevos horizontes”. En ese sentido, y quizá porque hoy “cualquiera” saca una foto, Marcos López –reconocido por sus fotografías más reales que la vida– imprime y pinta sus propias fotos en diversos soportes. En este caso, y como excelente ejemplo de la conversación que una y otra disciplinas sostienen desde hace rato, la “Amanda” de López aparece plasmada sobre un afiche del gran fotógrafo estadounidense Ansel Adams.
De todos modos la manipulación de la fotografía y su encuentro con la pintura no es nada nuevo. A fines del siglo XIX apareció la llamada fotografía pictorialista. Las fotos blanco y negro o sepia eran trabajadas con procesos nuevos y efectos especiales para lograr que la fotografía artística fuera emotiva, imitando así a la pintura y al grabado. De hecho, los retoques e intervenciones con óleos y pinceles especiales para “mejorar” las imágenes eran habituales desde los albores de la fotografía, al igual que la “staged photography”, las fotos armadas. Actualmente, la tendencia a “hacer” la fotografía tiene un inusitado protagonismo, es lo que se suele llamar “photographie plasticienne”, fotografía plástica. Es la fotografía que atraviesa las artes visuales, es utilizada por artistas e interviene en la evolución generalizada de las diferentes prácticas.
Aquí participan 40 artistas como el reconocido fotógrafo Oscar Pintor con “Cuadro y planta”, notable composición en blanco y negro que le hace honor a la propuesta curatorial. Lograda también es la síntesis de, entre otros, Max Gómez Canle, Martín Weber, Jorge Miño, Silvia Gurfein, Juan Becú, Jorge Roiger, quien “logró fotos que participaron del movimiento informalista” (tendencia que iba contra las formalidades de “la buena pintura”) en los años ‘50. En los tres pisos de ArtexArte; al 18/7, con catálogo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *