Opinión, Sitios Externos / 14 de Mayo de 2015

Espere, no se muera

Hepatitis C: la inexplicable demora argentina en aprobar las drogas que curan la enfermedad.

Por

Hepatitis C
HEPATITIS C. Las drogas salvadoras existen desde el 2011 y ya pasaron los exhaustivos controles europeos y norteamericanos.

Tu enfermedad, esa que desde hace un tiempo amenaza con matarte, tiene cura. Ya no es la promesa de un medicamento paliativo para que tu hígado no se siga deteriorando: la nueva droga tiene un 95 por ciento de chances de erradicar del cuerpo el virus de la hepatitis C y de revertir el daño que causó, aunque sea una cirrosis severa.

Después de tantos años de tratamientos fallidos, efectos colaterales devastadores y análisis de laboratorio que ponen tu vida en cuenta regresiva, resulta que la solución cabe en una caja de comprimidos. Curarte es tan simple como tragarlos durante tres meses, o a lo sumo seis. El problema es que vivís en uno de los países, como la Argentina, donde la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) demora inexplicablemente la aprobación del uso de esos fármacos fabricados en el exterior.

Hace veinte años que acompaño a mi madre en su lucha contra esta enfermedad. Demasiado tiempo para su cuerpo y de de tantos que tienen que seguir esperando con la desesperante sensación de que la salvación se les escapa de las manos.

La hepatitis C, un mal silencioso -porque no suele dar síntomas evidentes hasta etapas avanzadas- afecta a unos 600.000 argentinos y a 160 millones de personas en todo el mundo; cinco veces más que el HIV. Y aunque opacada por el impacto global del SIDA, tiene su misma potencia letal. En el último Congreso Internacional de Enfermedades del Hígado que se realizó el año pasado en Londres, se celebró que la única enfermedad viral crónica que hoy tiene cura es la hepatitis C. Es una revolución terapéutica equiparable a la aparición de la penicilina. Los nuevos antivirales vienen a torcer el destino de insuficiencia hepática y cáncer de hígado al que parecían condenadas millones de personas.

Las drogas salvadoras existen desde el 2011 y ya pasaron los exhaustivos controles de los países europeos y la FDA norteamericana, pero también llegaron a otros como Chile y Brasil. La tentación de adquirirlos fuera del país es tan alta como su precio: entre 84.000 y 168.000 dólares, de acuerdo con la dosis necesaria en cada caso. Además, ningún médico local aceptaría el monitoreo de un tratamiento no autorizado.

¿Cómo se le explica a un enfermo que acaricia su cura que el combate final, antes que en su sangre, se libra entre laboratorios, prepagas y funcionarios?

*Editora Ejecutiva de NOTICIAS.

Seguí a Alejandra en Twitter: @alejandradaiha

 

8 comentarios de “Espere, no se muera”

  1. El error es creer que a los K les interesa en serio los DDHH.. son simples delincuentes y si familia esta enferma, que se joda. Es asi digan lo que digan.

    La culpa tambien es de la gente, que no toma “medidas” cuando un infeliz deja que se muera dicho familiar porque no autoriza el ingreso.

  2. NO ES SOLO POR DINERO, YO HABLO DE LA COBERTURA PREVENTIVA QUE DEBIERAN HACER LAS OBRAS SOCIALES.- HAY MEDICACION ( no hepatitis) QUE NO TE LAS CUBREN, Y CUESTAN 5000 PESOS, Y ALGUNA QUE LO REEMPLAZA EN 10 SESIONES 6000 ??????ME PASO CON IOMA.- ME TERMINO PIDIENDO UN ESTUDIO QUE DE DIFERENCIADO ME SALIA SOLO 3.500?????? COMO TERMINO ? LAS COMPRO YO , SIN OBRA SOCIAL. AUN NO HE TERMINADO. Y AGREGOP LA MEDICACION EN PASTILLAS TAMPOCO ME LA CUBRE ?????? NADA, AUTORIZACION EN LA PLATA , LUEGO REINTEGRO.??????ES UNA BURLA.. NO SOY NUEVA APORTANDO 50 AÑOS….

  3. Yo por suerte la combati con el tratamiento convencional ( triple esquema) soy de la plata y luego de pasar por varios medicos , di con Raul ADROVER q me ayudo a realizar y completar el duro tratamiento. Ojala llegue esta medicacion pronto !

  4. Mi marido y yo tenemos hepatitis c genotipo3a y creo q esta es la droga q estamos esperando..apuren el tramite..x favor!!!

  5. Mi marido y yo tenemos hepatitis c genotipo 3a..creo q es eata droga la q estamos esperando…por favor…apuren el tramite!!!!

  6. Que triste es saber que hay algo que te cura, y es en vano o porque no lo autorizan o xq. vale fortuna, tener Hepatitis C- A- O CANCER , es un negocio para los laboratorios y médicos. Yo tengo Hepatitis C- EN EL 2004 , hice un tratamiento en el Hospital de Clinicas de Bs. AS. de un año en lo cual la pase muy muy mal, pesaba 43 kg. tenia en ese momento todo el hígado tomado y en grado 3 si pasaba al 4, quizás hoy no estaría escribiendo esto, el medico que me atiende en dicho Hospital es de primer nivel Profesional y Humano, Gracias Esteban por lo que hiciste por mi, y lo haces con todos los que vamos y somos atendidos por vos que Dios te Bendiga. Yo con el Tratamiento que hice estoy bien pero es un control de por vida que tengo hacerme, y si el virus comienza hacer daño nuevamente tengo que volver hacerlo, pero este tipo de enfermedades “”supuesta mente tienen una Ley que nos ampara””” “” como también las pre pagas””Deseo de Corazón para todos os que padecen esta enfermedad este virus que esto se autorice para poder hacer el tratamiento todo aquellos que lo necesiten.-

  7. raro que no se de cuenta señorita, Si el promedio de costo son 100.00 dolares y los enfermos son 600.000, eso cuesta SEIS MIL MILLONES DE DOLARES. No creo que lo aprueben hasta que no baje el precio tal como ha ocurrido con muchos tratamientos. Hace 65 años, lo recuerdo, yo y mis hermanos nos habiamos contagiado los cuatro un enfermedad, y recuerdo que el medico decía “… Si tuviéramos ya la penicilina”, pero todavía no viene al país”. Creo que el gobierno era del mismo partido, pero fue hace muchos años.

    1. Excelente columna y mejor noticia. Espero que en esta oportunidad triunfe el beneficio para tantas personas que padecen esta enfermedad a la ambición multimillonaria que tienen los laboratorios. Gobernantes con la salud no se jode, arreglen este tema de una vez por todas que estoy seguro que solo hace falta voluntad polótica para llegar a un final felíz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *