Política / 13 de junio de 2016

La nueva Corte Suprema: ¿una amenaza para Lorenzetti?

El presidente del máximo tribunal pierde poder con las designaciones de Rosatti y Rosenkrantz. El rol de Carrió y Magnetto.

Por

Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia.
Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia.

En las próximas semanas, el Senado podría aprobar los pliegos para que Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti se conviertan en los dos nuevos ministros que faltaban para completar el máximo tribunal de la Justicia argentina: la Corte Suprema. Las tratativas están en su punto más caliente. A contrarreloj, el Gobierno negocia con los gobernadores del PJ y aliados para conseguir los votos. Necesita dos tercios de los senadores para que los nombramientos prosperen. Miguel Pichetto, el jefe de la bancada pejotista, está dispuesto a darle los votos, pero necesita un gesto para la muchachada peronista. La ecuación es fácil: si hay plata para los gobernadores, hay votos a favor del Gobierno. Al cierre de esta edición peligraba el tratamiento del tema en la sesión del miércoles 15.
En otro rincón del Estado la discusión está un poco más avanzada. En el palacio de Tribunales la preocupación es otra: el futuro de Ricardo Lorenzetti. Para el macrismo, la llegada de los dos nuevos jueces es vista como una forma de licuar el poder y protagonismo del presidente de la Corte. Ambos candidatos, por separado, tienen cualidades que hoy monopoliza Lorenzetti.
Los nuevos. Rosenkrantz es considerado el abogado de las corporaciones. En su carrera como abogado representó a grandes empresarios de la Argentina y el exterior. Pero un solo antecedente es el que incomoda a Lorenzetti: fue apoderado de Cablevisión, la empresa de cable del Grupo Clarín. El presidente de la Corte perderá parte del diálogo con los empresarios, a manos de un hombre que habla el mismo idioma que ellos. Tal vez el primer cortocircuito sea cuando discutan sobre la fusión Cablevisión-Multicanal. El expediente ya está en la Corte. Héctor Magnetto tuvo un contratiempo en el 2013 cuando la Corte de Lorenzetti declaró constitucional la Ley de Medios. El CEO de Clarín recuerda ese día porque a la misma hora que se definía la situación, él estaba en una sala de espera de una clínica de Chicago, Estados Unidos, para controlarse la próstata. El propio Magnetto contó el episodio al mes siguiente en la reunión anual de directivos de Clarín en Mar del Plata. “Ese día me rompieron el culo dos veces”, bromeó. Ahora, aunque tenga un amigo en el máximo tribunal, Rosenkrantz deberá excusarse cuando se debata la fusión Cablevisión-Multicanal.
La llegada de Horacio Rosatti golpea la otra pata fuerte de Lorenzetti: el vínculo con la política. Ex funcionario de Carlos Reutemann en Santa Fe y ministro de Justicia de Néstor Kirchner, Rosatti es santafesino al igual que Lorenzetti y habla el mismo idioma que los políticos, en especial con los gobernadores peronistas. A Macri no le agrada que el presidente de la Corte monopolice el vínculo entre la Justicia y los gobernadores.
Otra preocupación para Lorenzetti es la ambición de su coterráneo. A fines del 2018 se vuelve a elegir presidente de la Corte y ya se especula con que Rosatti quiera el lugar de Lorenzetti.
Lilita. Además de Magnetto, los demás ganadores por estos cambios son Fabián “Pepín” Rodríguez Simón y Elisa Carrió. El primero, por ser el seleccionador de los jueces. Y la segunda, por su manifiesta enemistad con Lorenzetti. Carrió celebra que ahora habrá alguien dispuesto a revisar los números de la gestión del juez. La diputada de Cambiemos tiene en la mira al presidente de la Corte por una denuncia sobre supuestas irregularidades en la obra pública administrada por el Poder Judicial, pero además le cuenta las costillas alrededor del mundo. Viajó a Estados Unidos en busca de propiedades, cuentas y empresas en ese país. Al parecer no encontró lo que buscaba, por ahora, pero puso el ojo en los viajes alrededor del mundo del juez con su pareja Mara Perrén, entre ellos, los que hizo a Qatar, España, Estados Unidos, Emiratos Árabes, India y Panamá. 

 

2 comentarios de “La nueva Corte Suprema: ¿una amenaza para Lorenzetti?”

  1. El presidente del máximo tribunal pierde poder con las designaciones de Rosatti y Rosenkrantz.

    ¿Por qué tanta mezquindad en el comentario hecho en el subtítulo?
    Seamos objetivos y pensemos que tendremos una mejor Corte Suprema, con dos personas como Rosatti y Rosenkrantz. Son dos personas con mucha valía y grandes cualidades (ojalá no me defrauden, aunque no lo creo), seguramente tendremos una mejor justicia, serán aunque ellos mismos no quieran admitirlo los dos nuevos “FAYT” de la Corte Suprema.
    Ahora falta sacar a algunos jueces que no merecen ocupar sus cargos, entre ellos, Rafecas, Casanello, Ercolini y varios más, no podemos estar solventando cargos que están muy bien pagos y no cumplen sus funciones como corresponde.

  2. El presidente del máximo tribunal pierde poder con las designaciones de Rosatti y Rosenkrantz.

    ¿Por qué tanta mezquindad en el comentario hecho en el subtítulo?
    Seamos objetivos y pensemos que tendremos una mejor Corte Suprema, con dos personas como Rosatti y Rosenkrantz. Son dos personas con mucha valía y grandes cualidades (ojalá no me defrauden, aunque no lo creo), seguramente tendremos una mejor justicia, serán aunque ellos mismos no quieran admitirlo los dos nuevos “FAYT” de la Corte Suprema.
    Ahora falta sacar a algunod jueces que no merecen ocupar sus cargos, entre ellos, Rafecas, Casanello, Ercolini y varios más, no podemos estar solventando cargos que están muy bien pagos y no cumplen sus funciones como corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *