Arte / 26 de Octubre de 2016

Homenaje a Rubén Darío

Miguel D’Arienzo inauguró la muestra homenaje “Margarita está linda la mar” en el Museo Sívori, Infanta Isabel 555.

Por

A pesar del diluvio, el sábado pasado al mediodía Miguel D’Arienzo (Buenos Aires, 1950) inauguró en el Museo Eduardo Sívori –dirigido por Graciela Limardo– la exhibición, “Margarita está linda la mar. Juego pictórico poético en homenaje a Rubén Darío”. Acostumbrado a estar rodeado por agua, el artista vive en una isla del Delta. Allí creó el Museo de Arte del Delta Argentino –MADA– donde funciona además su taller, ubicado a orillas del Río Luján (Tigre).
La muestra es un homenaje al poeta del modernismo Rubén Darío (1867-1916) en el centenario de su muerte, que vivió cinco años aquí como cónsul de Colombia (aunque era nicaragüense), tuvo un gran vínculo con el periodismo y la cultura de la Argentina, a la que llamó “mi segunda patria (…) es decir, mi patria espiritual”.
D’Arienzo pertenece a la generación que vivió la recuperación de la pintura en los años ’80. Década que se caracteriza por la conciliación y la mezcla de distintos estilos artísticos anteriores y el renacer de antiguos géneros. El conjunto de pinturas de pequeño formato y las dos instalaciones de D’Arienzo responden a ese espíritu. Celebran a la entonces niña Margarita Debayle, que quedó en la historia por ser la famosa musa de Darío para el poema “A Margarita Debayle”.
El cuento-poema es casi una canción por el ritmo de sus versos, es una emotiva exaltación de la niñez. En su texto de presentación, Lorena Oporto señala que “Como una huida hacia otra realidad, Rubén Darío y Miguel D’Arienzo deciden, por medio de la inocencia, la frescura y la fantasía, conectarse con su propia infancia. Para reencontrarse con su más íntimo ser, aquel niño interior que se manifiesta en un constante ir y venir a través de sus prácticas artísticas”.
En coincidencia, galería Isabel Anchorena presentará, a partir del próximo miércoles 26, la muestra “Paintings after paintings”. Muchas de estas obras fueron ejecutadas como ejemplos para debatir acerca de modernidad y contemporaneidad, en un seminario que dictó el artista en Universidad Nacional de Arte llamado “La sintaxis de la pintura” (2016). “Así surgen en estas telas presentadas al público, transposiciones o citas ‘almodovarianas’ de un cuadro invernal de Brueghel (…), usando grises cenizas de la combustión invernal de salamandras del invierno en Tigre o el tríptico napolitano monocromos y matéricos, a los contrastes simultáneos colorísticos del Arcángel Arcabucero de Yavi”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *