Opinión / 11 de noviembre de 2016

Intimidad de un Presidente: Mi encuentro con Trump

NOTICIAS entrevistó al electo Presidente de los Estados Unidos en su oficina de la Quinta Avenida. Estilo sobrio, cortesía y alabanzas para Macri.

Por

Donald Trump y Adriana Lorusso.

Es diciembre del 2012 en Nueva York y afuera el frío cala los huesos. Sobre la mesa de mi habitación hay un lingote de oro. Es un chocolate envuelto en papel dorado que lleva estampada la marca “Trump”. Un obsequio que la compañía del hoy Presidente de los Estados Unidos le ha dado a los asistentes a la presentación de la primera Trump Tower de Latinoamérica, en Punta del Este. NOTICIAS fue uno de los tres medios de Sudamérica que pudo entrevistarse a solas con él después del lanzamiento.
En Nueva York, Trump habita el corazón del mundo. En esquina con el Central Park, su despacho planea sobre la Quinta Avenida, 20 pisos por encima del suelo, en la Trump Tower más emblemática de su imperio. Pero, si dios está en los detalles, para un buen observador, el escenario cotidiano de Trump ofrece contrastes con la escena de excesos que el magnate suele construir para sí mismo.
Sus oficinas son de un sencillez sorprendente. Igual que la decoración de todas sus torres. Colores oscuros, diseño minimalista, alfombras mullidas en tonos marrones, cortinas blancas. El único adorno de su despacho son cuadros con su historia mediática: tapas de revistas, notas, portadas de libros, premios. El escritorio es simple. Los sillones son simples. Todo combina. Se sabe que su hija Ivanka es la responsable de la decoración. Ella parece ser la propietaria del buen gusto en la familia.
¿Y cómo es Trump? Carismático. Divertido. Simpático. Mucho más conciliador que el monstruo que despotríca en los medios. Casi a mi pesar -jamás lo votaría-, me cae bien. Mide cerca de dos metros. Su traje es impecable. El pelo ha encontrado su propia manera de luchar contra el paso del tiempo, enroscándose de manera estrafalaria sobre su calvicie. Se divierte cuando le digo que soy fanática de “El aprendiz”, el reality en el que consagró la frase: “Estás despedido”.
Antes de terminar la charla pregunta por Macri. Y confiesa: “A mí me gusta. Es mi amigo. Toda la familia es amiga. El padre es un gran hombre. Creo que son una gran familia”.

 

2 comentarios de “Intimidad de un Presidente: Mi encuentro con Trump”

  1. En esta nueva etapa de USA, espero que echen a todos los corruptos como Noah Mamet, el embajador trucho de Obama y el jet set porteño y los chupa locales. Lo digo como ciudadano argentino y americano senior. A mí, por ejemplo, este señor no me dejó votar y nos hace hostigar en la puerta de la Embajada. Un verdadero sinvergüenza, el Boudou americano en moto con más de 1000 denuncias en su contra. Vean: es.wikipedia.org/wiki/Noah_Mamet. Chau, trucho.

  2. Trump es un hombre muy sencillo y sus apariciones en publico con sus discursos no lo representan en absoluto. Es muy responsable en sus actividades y creo que el mejor ejemplo que debemos utilizar es su familia, sus hijos son excelentes personas, especialmente Don. Su esposa es una persona independiente y Mr. Trump respeta tanto a su esposa como a sus hijos, ese es el verdadero Trump, el otro es un personaje detras del que se esconde Donald.
    Ya ha dejado de ser DJ Trump para ser “45”.
    Ya veran con el paso del tiempo que la presidencia de Trump sera un modelo para el mundo. No va a ser facil por cuanto los adversarios politicos tienen sus intereses y los enemigos son muchos, pero sin lugar a dudas USA va a recuperar ese brillo que perdio en las ultimas decadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *