Teatro / 10 de Marzo de 2017

Todas las rayuelas: Estímulo al autor argentino

De Carlos La Casa. Con Hugo Arana, Esteban Meloni y elenco. Dirección: Andrés Bazzalo. Multiteatro, Corrientes 1283.

Por

★★★ Si bien el autor nacional nunca dejó de estar presente, durante años, la cosmopolita cartelera porteña, estuvo mayoritariamente poblada por piezas de dramaturgos foráneos. De hecho, grandes títulos del teatro universal se estrenaron aquí poco tiempo después con respecto a sus países de origen. No obstante, esto acentuó cierto prejuicio: si una obra extranjera está precedida por el éxito o avalada por premios internacionales, será garantía de éxito. Por eso, toda iniciativa que revele nuevos escritores argentinos y, además, los respalde el circuito comercial, es bienvenida. A pesar de sus resultados, dispares como en el caso de “Todas las rayuelas”, del joven Carlos La Casa.

Impulsado por AADET, la Asociación Argentina de Actores y Argentores, la tercera y bienvenida edición del certamen Contar, presenta un nuevo texto ganador, donde advertimos una idea primigenia interesante, desarrollada con ingeniosos diálogos, pero que se diluye en la cantidad de historias paralelas que traban el relato principal con el acontecer cotidiano de algunos personajes.
En la trama, impulsado por el deseo de reencontrarse con su hija, luego de tres décadas de exilio europeo, cuando regresa al país, Lisandro (Hugo Arana) es detenido por la policía aeroportuaria ya que su única valija sólo contiene diferentes ediciones de “Rayuela”, la célebre novela de Julio Cortázar. Tras proferir una catarata de insultos (esos que siempre divierten al público), el anciano logra convencer a Gabriel (Esteban Meloni), el policía que lo custodia, para que a cambio de miles de euros, lo hospede en su casa por unos días y emprenda la búsqueda de la esquiva muchacha. El final, bastante previsible, conduce a una emoción legítima aunque sensiblera.

La dirección de Andrés Bazzalo saca partido a un elenco de homogénea calidad donde sobresalen las intensidades de Arana, Meloni y Paula Ransenberg, como la esposa del oficial que oculta más de un secreto. Los rubros creativos incluyen la sugerente iluminación de Leandra Rodríguez, el ingenioso dispositivo escénico de Alejandro Mateo y el imaginativo video de Lucio Bazzalo que separa cada una de las escenas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *