Política / 27 de abril de 2017

El hijo de Aliverti que conocí

El periodista de NOTICIAS que lo entrevistó, y que trabajó dos años junto a Pablo García, cuenta sus sensaciones. El fantasma del choque y el exilio social. Antes y después.

Por

Foto: Juan Ferrari.

Voy a hablar de Pablo. Ni de García, ni del hijo de Aliverti. Tampoco del locutor que un día del 2013 tuvo un desgraciado accidente que provocó la lamentable muerte de un padre, ni del hombre que probablemente termine en prisión dentro de no mucho tiempo. Menos aún voy a hablar de quién tuvo o no la culpa del choque. Sólo del Pablo que conocí.
Fue hace más de tres años, cuando comencé a trabajar en una radio en la que él tenía un cargo jerárquico. En ese entonces habían pasado casi doce meses desde el accidente. La figura de Pablo dentro de la emisora era como la de una sombra: no porque no estuviera presente, sino porque cuando lo hacía nunca terminaba de conectarse con el mundo que lo rodeaba. En el comienzo del 2014, me encontré con un treintañero taciturno, solitario y distante, que cada tanto tenía un chispazo de lo que era la vida antes del choque y se permitía una risa o dos.
El exilo social del que no podía escapar estaba reforzado por el estupor generalizado y la inevitable sospecha -ambas sensaciones lógicas- de la mayoría de los trabajadores. Hay que entenderlo: compartir las mañanas con alguien que había llevado 17 kilómetros a un muerto encima hace no mucho tiempo creaba una forzosa distancia. ¿Quién le comentaría a esa persona, que quizás fuera un homicida, los problemas de la vida cotidiana? ¿Cómo se habla en profundidad con alguien así? Sin que nadie lo busque o lo quiera, se abría una grieta personal entre Pablo y el planeta, o al menos así me parecía a mí. No sé que le pasaba a él con sus otras relaciones, pero estimo que debía ser algo similar.
Entre los dos se dio una simbiosis extraña: Pablo estaba como en un limbo, mientras que yo no terminaba de hacer buenas migas con el resto. El espanto, a su manera, nos unió, y entre mates y coberturas entablamos algo parecido a una relación amistosa. Ojo, no eramos ámigos y, hasta hace dos días, jamás lo había visto por fuera del lugar de trabajo, pero creo que era uno de los pocos con los que él podía hablar sin el fantasma del accidente tan presente. En los dos años que compartímos, fui testigo del regreso a su gran pasíon, el micrófono, algo que no hacía desde el accidente y que lo perseguía, y también cuando tuvo que enfrentar algunos duros momentos de su vida personal.
Hace unos días, para la nota que le hizo NOTICIAS y que sale en esta edición, lo volví a ver, luego de más de un año. En esta ocasión, en la que fui como periodista y él como entrevistado, rompí por primera vez una regla no escrita que se impone ante la presencia de Pablo: le pregunté en profundidad por el choque y si él estaba o no alcoholizado en ese momento, algo que se me pasó a mí, a nuestros compañeros y al resto de la sociedad, más de una vez por la cabeza. Me miró por un rato bien largo a los ojos y me dijo que no, que sólo había tomado dos cervezas. Que espera la absolución. Repitió lo que había expresado en el juicio, algo que va en contra de lo que dictaminó el fallo, que le dió un gramo cuarenta de alcohol en sangre. La historia del encuentro se repitió, pero como tragedia: hace poco lo condenaron a cuatro años de prisión, y esta vez me crucé con un hombre el doble de apesadumbrado, que cuando habla hace largos silencios y al que se le pierde con frecuencia la mirada. “Hecho mierda”. No sé si es o no inocente, no sé si estuvo o no borracho, no sé quién tiene la culpa -eso lo dirá la Justicia-, pero algo tengo bien claro: el mundo formalizó su divorcio de Pablo García.

 

25 comentarios de “El hijo de Aliverti que conocí”

  1. Llevar 17 km un muerto en el asiento del acompañante es algo que solo puede hacer un inhumano o un drogón. Aquí y en la china pibe. Todos nos podemos mandar una, pero hay que tener la decencia de hacerse cargo. Eso es lo que no entiende el nene que escribió esta cartita y tendría que nacer de nuevo para entender.

    1. Vos nunca te mandaste una. Y siempre te haces cargo de tus “errores” porque no te haces cura si sos tan bueno? Claro no podrías porque solo juzgas a los demás. No sabes perdonar y si sabes opinar. Desde la comodidad de tu escritorio. Q fácil es hablar y que difícil estar en el lugar del otro.

  2. Todo aquel q Mate y este alcolizado o drogado debe ir preso. y trabajar en la Carcel son un mal de la sociedad. Cago una familia.

  3. A ver, vos mismo decis que lo “llevo 17 kms encima del auto”, y no va mas años en cana, porque estaba muuy borracho (que deberia ser agravante, no atenuante !!!). Y quien se preocupo por el asesinado ??? y su familia ???

    1. La semana siguiente el hijo de una modelo mató a tres albañiles…se pudo ver en los videos como conducía en exceso de velocidad y zigzagueante. Sabes cuanto estuvo preso? 24hs!
      3 laburantes.
      Si este pibe no era el hijo de Alberti que le hubiera pasado?

  4. Sr Gonzalez, su nota es lamentable, tanto por la descripción lastimera que hace de Garcia como por la falta de empatía que demuestra por la victima y sus deudos. No quiero convertirme en juez de nadie pero no olvido que la muerte de una persona se produjo por la irresponsabilidad de su victimario y que al momento de ser detenido con la victima en su capot alego que lo llevaba allí para prestarle auxilio.
    por favor no nos tomen por tontos

  5. Conmovedora tanta indulgencia. Quien describe conmovedoramente el dia a dia de esa familia sin padre, o el dia a dia de ese pobre vigilador en bicicleta?

  6. Es terrible lo que hizo y no imagino el dolor que siente la familia de la víctima. Pero también pienso en este pibe, como te cambia la vida todo de golpe. No lo justifico, tiene que ir preso, pero hay muchos casos de pibes que se la mandan y de golpe se tienen que despedir de su vida para siempre… tambien eso es triste..

    1. Pablo García Aliverti no es ningún pibe. No encuentro en internet donde difa su edad, pero al menos debe tener 25 años.
      Que se quiera hacer el pendejito canchero y toma alcohol y se drogue a gusto, es otra cuestión.
      A mí no me da ninguna pena. Que haga su vida como quiera, pero que no lastime ni mate a nadie!!! Es mucho pedir a un adulto??
      Pena me da el trabajador que murió y su familia.
      Es verdad que no debió circular en bicicleta por la autopista, pero eso no significa que se lo pueda atropellar impunemente!!!

  7. Dos cosas: Pablo te mintio o tiene algún problema en su cuerpo. Nadie que toma algo de serveza,presenta tanto alcohol en sangre como presento él.
    Y lo mas sugestivo para mi y que no te pudo pasr desapercivido es su cambio en su presentación , de barbudo y peludo a pelito corto y afeitadito.

  8. No puede llamarse a lo que le pasó a Pablo García un “accidente”, máxime si tenía 1.4 gm de alcohol en sangre. Como ser pensante que es, debió evitar conducir en ese estado, y si lo hizo (como lo hizo) debe hacerse cargo de TODAS las consecuencias, las que tienen que ver con el juicio y las que se vinculan con su vida personal. Hay que tomar conciencia de que hay otras vidas, además de la propia, y que cuando se conduce, se usa un elemento peligroso similar a un arma, que puede matar.

  9. Sea profesional.
    bueno, o no.
    Tenga la culpa o, o no.
    Haya estado alcoholizado, o no.
    Tiene que asumir la responsabiendad que le compete al salir con un auto a la calle. (El y cualquiera)
    Y la justicia ser justa. (Por favor)
    El divorcio ya ES.
    Imagínate la familia del hombre que salio a trabajar y nunca más volvió. Ellos también deben sufrir un divorcio con el mundo.
    Nada vuelve a ser como era.

  10. entiendo tus sensaciones con el entrevistado, pero la nota solo deja un sabor a pedir clemencia por alguien que no ha tenido ningun gesto de arrepentimiento por lo sucedido, que fue en gran parte su responsabilidad. Tu nota me hace acordar a la impresentable de Lanata con Chano, todos centros a la olla para que cabecee. Dejemos que la justicia se expida, no necesitamos mas humo en el medio

  11. Que pretenden? que todo pase sin justicia? lo que tiene que hacer es pagarlo, bajarse de la soberbia y reconocerse culpable tal vez asi pueda limpiar su conciencia.

    1. Exactamente, nadie habla de ARREPENTIMIENTO!!!
      El tipo dice que lo condenaron porque la justicia esta “mediatizada”, no muestra signo alguno de estar arrepentido o de haber tomado conciencia de que NO SE PUEDE MANEJAR ALCOHOLIZADO. Por lo menos alcoholizado, no se si no drogado…. yo jamas bebo alcohol, pero apuesto a que si me tomo 2 CERVEZAS no podria manejar 17 km cargando un cadaver sobre el parabrisas.

      1. No te parece mediatizada? La semana siguiente el hijo de una modelo mató a tres albañiles…se pudo ver en los videos como conducía en exceso de velocidad y zigzagueante. Sabes cuanto estuvo preso? 24hs!
        3 laburantes.

  12. ¿victimas? el ciclista fallecido circulando por autopista sin luces por primer carril,automovilista con rastros de alcohol en sangre o negligentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *