Política / 18 de mayo de 2017

Se dobla pero no se rompe: el peronismo tras #ScioliPirata

Cómo se reacomodan los dirigentes del FPV tras el escándalo mediático del ex gobernador y Gisela Berger.

Por

Mientras se negocian las listas para las elecciones legislativas, que deben ser entregadas el 24 de junio, a Daniel Scioli la vida privada se le mezcló con la pública y le jugó una mala pasada, otra vez.

El derrotero del ex gobernador comenzó en la madrugada del lunes 8 de mayo, cuando Berger encontró el celular abierto del ex candidato a presidente y revisó los mensajes. Allí leyó un chat con la modelo Sofía Clérici con videos hot y citas en un departamento de Vicente López. No dudó: agarró su campera, la llave de su auto y se fue de La Ñata a un departamento que tiene en Capital, sin escuchar explicaciones. Horas después de meditarlo, escribió a NOTICIAS para contar lo que había sucedido y enviar el material que luego se viralizaría en los medios.

Tras el primer escándalo, Scioli dio la cara en televisión. Pero el tiro le salió por la culata: mientras intentaba frenar la bola de nieve, le cayó una avalancha. “¿Quién se va a querer pegar a él en medio de este escándalo?”, se pregunta una fuente interna del peronismo. Era uno de los candidatos puestos a encabezar una lista, pero la infidelidad y el pedido de aborto lo van a perjudicar. Los consultores no tienen dudas: hoy es una granada sin seguro.

Desde su espacio político, donde figuran Fernando Espinoza, Verónica Magario y otros intendentes, cierran filas. Nadie le soltó la mano y ya se ensaya un discurso unificado: “Es su vida privada. Hablar de esto mientras pasan tantas cosas importantes en el país es una vergüenza”, lo bancan, por ahora. Mientras tanto, en el entorno de Florencio Randazzo, su posible rival en las PASO, se vive a pura emoción: por respeto no hablarán públicamente, pero es el tema excluyente en cada conversación.

Según el Grupo de Opinión Pública, antes del escándalo Scioli lideraba las encuestas de intención de voto en diferentes escenarios: con Cristina o con Verónica Magario como compañeras de fórmula. Pero todo puede cambiar luego de esta semana.

Quienes conocen a la ex presidenta y líder del Frente Para la Victoria aseguran que el affaire Scioli-Berger lo tiene que haber hundido: “Cristina siempre pidió que seamos muy cautelosos con los temas privados. Cada vez que estalló un escándalo con mujeres o hijos extramatrimoniales se calentó. Esta no va a ser la excepción”, aducen.

 

5 comentarios de “Se dobla pero no se rompe: el peronismo tras #ScioliPirata”

  1. no te creas, por algo viene ocupando puestos muy importantes en nuestra vida politica, si lo votaron tantos, es porque se ven representados..mal que nos pese

  2. Los argentinos promedio no nos parecemos al personaje que aparece en calzoncillos en la tapa de la revista Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *