Mundo / 22 de noviembre de 2017

Durísima crítica del clero al Papa: “En la Iglesia hay confusión y usted es una causa”

En la carta sostiene que nombró obispos que no son los convenientes porque “tienen puntos de vista contrarios a la fe cristiana” y lo culpan de “falta de transparencia”.

Por

No es algo nuevo que el papa Francisco esté en la mira de todos. Cada cosa que dice o hace conlleva una respuesta positiva o negativa y se lo hacen saber, incluso dentro de su mismo entorno. Esta vez, la crítica fue de Fray Thomas G. Weinandy,  ex director Ejecutivo de la Secretaría de Doctrina y Práxis de la Conferencia Espiscopal de los Estados Unidos entre 2005 y 2013, que le envió un carta y lo señala como el verdadero culpable del caos: “Hay confusión en la Iglesia y usted es una causa”.

En el escrito, Weinandy lo acusa de generar confusión teológica y pastoral entre los fieles por la “ambigüedad” de su discurso frente al matrimonio igualitario. Además, lo señala de haber “infravalorado” la importancia de la doctrina de la Iglesia.

Por otra parte, asegura que nombró obispos que no son los convenientes porque “tienen puntos de vista contrarios a la fe cristiana” y lo culpa de “falta de transparencia” y de generar en los fieles una pérdida en la confianza sobre su papado.

 

Más del Papa: “Abuso sexual: tras el caso Pell, el Papa analiza reforma de la Curia”

 

Luego de que saliera a la luz esta carta, la USCCB (Conferencia Episcopal de Estados Unidos) le exigió a Weinandy que renuncie a su cargo de asesor de los obispos estadounidenses.

 

Más del Papa: El favorito de Francisco, jefe de la Iglesia local: ¿vendrá el Papa ahora?

 

Weinandy es un un experto en teología de 71 años, fue nombrado por el Sumo Pontífice como miembro la Comisión Teológica Internacional, organismo asesor de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

La carta completa

Santidad:

Escribo esta carta con amor por la Iglesia y sincero respeto hacia su ministerio. Usted es el Vicario de Cristo en la tierra, el pastor de su grey, el sucesor de San Pedro y, por lo tanto, la roca sobre la que Cristo construirá su Iglesia. Todos los católicos, clero y laicos por igual, deben dirigirse a usted con lealtad filial y obediencia fundamentadas en la verdad. La Iglesia se dirige a usted con espíritu de fe, con la esperanza que usted la guíe con amor.

Sin embargo, Santidad, su pontificado parece estar marcado por una confusión crónica. La luz de la fe, la esperanza y el amor no está ausente, pero demasiado a menudo está oscurecida por la ambigüedad de sus palabras y acciones. Esto hace que entre los fieles haya una cada vez mayor inquietud, comprometiendo su capacidad de amor, alegría y paz. Permítame poner unos ejemplos.

El primero atañe a la disputa en relación al Capítulo ocho de “Amoris Laetitia”. No necesito compartir mis propias preocupaciones acerca de su contenido. Otros, no sólo teólogos, sino también cardenales y obispos, ya lo han hecho. La preocupación principal es su manera de enseñar. En “Amoris Laetitia”, su guía a veces parece ser intencionadamente ambigua, invitando tanto a una interpretación tradicional de la enseñanza católica sobre el matrimonio y el divorcio, como a una interpretación que parece conllevar un cambio en la enseñanza. Como usted mismo, con gran sabiduría, observa, los pastores deben acompañar y animar a las personas que se encuentran en matrimonios irregulares; pero la ambigüedad persiste con respecto al significado real de ese “acompañamiento”. Enseñar con una tal falta de claridad puede, inevitablemente, llevar a pecar contra el Espíritu Santo, el Espíritu de la verdad. El Espíritu Santo es entregado a la Iglesia y, sobre todo, a usted, para disipar el error, no para fomentarlo. Además, sólo donde hay verdad puede haber verdadero amor, porque la verdad es la luz que libera a las mujeres y a los hombres de la ceguera del pecado, un oscuridad que mata la vida del alma. Sin embargo, usted parece censurar e incluso mofarse de quienes interpretan el Capítulo ocho de “Amoris Laetitia” según la tradición de la Iglesia, tachándolos de fariseos apedreadores representantes de un rigorismo inmisericorde. Esta clase de calumnia es ajena a la naturaleza del ministerio petrino. Parece que algunos de sus consejeros se dedican, lamentablemente, a este tipo de acciones. Dicho comportamiento da la impresión que sus puntos de vista no puedan sobrevivir a un escrutinio teológico, por lo que deben ser sostenidos mediante argumentos “ad hominem”.

Segundo. Demasiado a menudo sus formas parecen menospreciar la importancia de la doctrina de la Iglesia. Una y otra vez usted retrata la doctrina como algo muerto, algo útil sólo para ratones de biblioteca, que está lejos de las preocupaciones pastorales de la vida diaria. Quienes le critican han sido acusados – y son palabras suyas – de hacer de la doctrina una ideología. Pero es precisamente la doctrina cristiana – incluyendo las sutiles distinciones relacionadas con creencias fundamentales como la naturaleza Trinitaria de Dios, la naturaleza y finalidad de la Iglesia; la Encarnación; la Redención; los sacramentos – la que libera al hombre de las ideologías mundanas y le garantiza que está predicando y enseñando el Evangelio verdadero, dador de vida. Quienes infravaloran la doctrina de la Iglesia se separan de Jesús, autor de la verdad. Y lo único que les queda, entonces, es una ideología; una ideología que se conforma al mundo del pecado y la muerte.

Tercero. Los fieles católicos están desconcertados por su elección de algunos obispos, hombres que no sólo están abiertos a quienes tienen puntos de vista contrarios a la fe cristiana, sino que también los apoyan e incluso los defienden. Lo que escandaliza a los creyentes, e incluso a algunos hermanos obispos, no es sólo el hecho que usted nombre a estos hombres como pastores de la Iglesia, sino que permanezca callado ante su enseñanza y práctica pastoral, debilitando, así, el celo de muchos hombres y mujeres que han defendido la auténtica enseñanza católica durante mucho tiempo, a veces arriesgando su propia reputación y bienestar. El resultado: muchos fieles, ejemplo del “sensus fidelium”, están perdiendo la confianza en su pastor supremo.

Cuarto. La Iglesia es un cuerpo, el Cuerpo Místico de Cristo, y el Señor le ha encargado a usted promover y fortalecer su unidad. Pero sus acciones y palabras parecen dedicarse, demasiado a menudo, a hacer lo opuesto. Alentar una forma de “sinodalidad” que permite y fomenta varias opciones doctrinales y morales dentro de la Iglesia sólo puede llevar a una mayor confusión teológica y pastoral. Dicha sinodalidad es insensata y, en práctica, contraria a la unidad colegial de los obispos.

Santo Padre, todo esto me lleva a la última preocupación. Usted a menudo ha hablado acerca de la necesidad de que haya transparencia dentro de la Iglesia, exhortando frecuentemente, sobre todo en los dos últimos sínodos, a que todos, especialmente los obispos, hablen francamente y sin miedo a lo que pudiera pensar el Papa. Pero, ¿se ha dado usted cuenta que la mayoría de los obispos del mundo están sorprendentemente silenciosos? ¿Por qué? Los obispos aprenden rápido. Y lo que muchos han aprendido de su pontificado es que usted no está abierto a las críticas, sino que le molesta ser objeto de ellas. Muchos obispos están silenciosos porque desean serle leales y, por consiguiente, no expresan – por lo menos públicamente; otra cuestión es si lo hacen privadamente – la preocupación que les causa su pontificado. Muchos temen que si hablan francamente, serán marginados. O algo peor.

A menudo me he preguntado: “¿Por qué Jesús deja que todo esto ocurra?”. La única respuesta que consigo darme es que Jesús quiere manifestar cuán débil es la fe de muchas personas que están dentro de la Iglesia, incluso de muchos, demasiados, obispos. Irónicamente, su pontificado le ha dado a quienes tienen un punto de vista pastoral y teológico perjudicial la licencia y la confianza para salir a la luz y exponer su maldad, que antes estaba oculta. Reconociendo esta maldad, la Iglesia humildemente necesitará renovarse de nuevo y, así, seguir creciendo en santidad.

Santo Padre, rezo constantemente por usted. Y lo seguiré haciendo. Que el Espíritu Santo le guíe hacia la luz de la verdad y de la vida de amor, para que pueda dispersar la maldad que, en estos momentos, está ocultando la belleza de la Iglesia de Jesús.

Sinceramente en Cristo,

Thomas G. Weinandy, O.F.M., Cap.

31 de julio de 2017

Festividad de San Ignacio de Loyola

 

28 comentarios de “Durísima crítica del clero al Papa: “En la Iglesia hay confusión y usted es una causa””

  1. Fray Thomas G. Weinandy, hacele frente a la SOCIEDAD DEL RIFLE EN EL PAIS MAS CORRUPTO Y VIOLENTO Y ENFERMO DEL PLANETA.

  2. Viva el Papa Francisco, él nos va a guíar a todos en el mundo, gracias a él con su conocimiento en la religión apoyada por la Fe en Cristo, en hechos prácticos demostrados mediante los cuales se manifiesta Cristo Rey, gracias a todo lo bueno del hombre que no es otra cosa que Cristo.

  3. Tanta pureza teológica, tanta devota ferviente que jamás fueron sensibles a las decenas de miles de niños de todo el mundo abusados por los pedófilos y sus encubridores de las más altas jerarquías. Tanta hipocresía da tanta náusea, como esas inmundas manos sobre esos cuerpos inocentes.

  4. Insidioso título. “El clero” critica al papa, dice. Y ya desde el comienzo, queda claro en la nota que es UN solo cura. Como periodista con cerca de 50 años de actividad, lamento lo bajo que ha caído esta profesión en las últimas dos décadas.

  5. Esto viene ocurriendo desde siempre dentro del seno de la Iglesia. Las comunicaciones como así tambièn la difusión de controversias es mucho mas admisible en estos tiempos, Pero seguramente, a Juan XXIII y a Pablo VI le habrán caído por lejos con mucho mas dureza por la instrumentación de los cambios surgidos del Concilio Vaticano II. ¡Esos si que fueron trascedentales y controversiales!. Lo que se vè y lee, son las resistencia al CAMBIO en muchas FORMAS, lo importante es que lo que no se CAMBIA ES EL EVANGELIO ni el MENSAJE que de el dimana. Lo demàs son “cosas de hombres”, mas que de DIOS.

  6. La situacion y la imagen de la Iglesia Catolica Apostolica Romana en America del Norte, esta muy comprometida por el tratamiento que le han dado a los indigenas have algunas generaciones.
    La cultura y las opiniones en America del Norte difieren de Argentina.
    Weinandy hace una critica como miembro de la Iglesia. Critica la personalidad de Bergoglio. Pero Weinandy defiende la Iglesia Catolica mientras que Bergoglio ha confundido los valores y a travez de la soberbia se ha convencido que la infalibilidad papal es cierta y real y mas aun, a diario se convence que la imagen papal es mas importante que la Iglesia misma.
    El papa es nada mas que un pobre cura mortal.
    La Iglesia perdurara a travez de los siglos.
    Bergoglio, nos guste o no, es un apostata.

  7. Pienso que si la gente está desconcertada esta bien no juzgar pero se ha dedicado a recibir delincuentes .Deja mucho que desear para la gente que cree ,yo no para mi es un hombre como cualquier otro solo creo en Dios.

  8. Como bien dice en su carta Fray Thomas G. Weinandy desde que SU SANTIDAD FRANCISCO llegò al Vaticano lo ùnico que logro es crear caos, desmoralizaciòn de la fe, demagogia barata, populismo, habla del cambio climàtico, de polìtica, de los inmigrantes ilegales, los delicuentes, los pobres, etc., de cualquier cosa menos de CRISTO.

    Lamentablemente el peronismo detruyò la ARGENTINA lo que nunca hubiese imaginado era que tambièn destruyera la SANTA IGLESIA CATÒLICA.

    El peronismo huyò quemando IGLESIAS en el 55 y en el 76 con los montoneros asesinaban CATÒLICOS, como un sacerdote puede ser peronista, mucho menos el SANTO PADRE.

    VIVA CRISTO REY.

  9. Tanto lío por una persona que no es más que un hombre más, la única verdad es Jesús, él nos va a mostrar el camino a Dios y la biblia dice que no tenemos que idolatrar a hombres si no solo a Dios
    La relación católica es y será una mentira de los ricos

  10. SR. PAPA FRANCISCO: YO ERA UNA CATOLICA FERVIENTE HASTA QUE ME DI CUENTA QUE UD. ESTA USANDO SU INVESTIDURA SAGRADA PARA HACER, DECIR, PERMITIR Y CONCEDER COSAS Y SITUACIONES QUE DESDICEN LA DOCTRINA CRISTIANA DE “CRISTO JESUS”. PREFIERO SEGUIR EL CAMINO ESPIRITUAL QUE MI CORAZON ME DICTA, Y ALEJARME DE LA GUÍA DE PERSONAJES NEFASTOS QUE SOLO CAUSAN MALESTAR ENTRE LOS CREYENTES!!! YO NO SOY FANATICA RELIGIOSA, APENAS SOY UNA CATOLICA POR BAUTISMO Y ELECCION PERSONAL. PERO DE AHORA EN MAS, Y GRACIAS A SUS PERMANENTES DESACIERTOS DE INDOLE POLITICO-IDEOLOGICO , HA PREFERIDO RODEARSE DE PERSONAJES SINIESTROS USANDO LA IGLESIA PARA COBIJARLOS Y OFENDER A SU FELIGRESIA!!! ESTOY DE ACUERDO CON EL SENTIDO ESTRICTO DE LA CARTA, ASI COMO CADA DIA SOMOS MILLONES DE CATOLICOS QUE REPUDIAMOS MUCHOS HECHOS QUE UD. HACE Y PREDICA CON SUS
    ACTOS!!!!

    1. Estoy totalmente de acuerdo con vos, Ana. A mí me pasó lo mismo. Al Papa no le importa la opinión de la mayoría de los Argentinos que decidimos, votando no importa a quién, terminar con la corrupción y el autoritarismo que había en la mal llamada “década ganada”. Estoy muy decepcionada.

    2. jajajajaj católica ferviente… jajajajajajajajajajajajaja en la iglesia estamos mejor sin usted y con francisco. hasta la vista! mucha suerte.

  11. Lo sostuve desde el principio de su gestión, BERGOGLIO: es oscuro, confuso, manipulador, ambicioso, autoritario y mundano.-
    También adelanté que muchos males se derivarían de su gestión para el Mundo y la Iglesia.- Di-s nos ampare !!.-

  12. Adhiero “in totum” a la carta del padre Weinandy.-
    Lo sostuve desde el principio: Bergoglio es: oscuro, confuso, manipulador, autoritario, ambicioso y mundano.-
    Y también sostuve que de su gestión se derivarían muchos males para el Mundo y la Iglesia.- Di-s nos ampare.-

  13. No es una crítica “del clero”, sino de un teólogo. Como en su momento lo fueron otros Papas por parte del teólogo Hans Küng, o del ex-obispo tradicionalista Marcel Lefevbre. En cuanto a lo que dice, para mi está perfectamente encuadrado dentro de una concepción de la Fe católica y no tengo mucho que discutirle. Agrego una cita de esta carta: “Muchos temen que si hablan francamente, serán marginados. O algo peor.” Esto lo escribió el 31/07/17. Hoy la nota dice “Luego de que saliera a la luz esta carta, la USCCB (Conferencia Episcopal de Estados Unidos) le exigió a Weinandy que renuncie a su cargo de asesor de los obispos estadounidenses.” Le pasó. ¿o no?

  14. Como les siguen molestando a los judios los jesuitas, pasa que son sus enemigos y aprovechan cualquier oprtunidad para herir como siempre, mintiendo y mintiendo, cualdo pierdan el manejop de la econimia mundial, ¿ a que se van a dedicar ?.

  15. La carta, no expresa nada que merezca el obispo ser expulsado. Es su punto de vista, en muchos casos muy acertados en cuanto a confusion e indefiniciones, como para estar bien con Dios y con el populacho. Llego el peronismo, comenzo la grieta en el Vaticano

  16. Ya dije Ke el VatiKano es una unidad BásiKa Ke se enKarga de recibir a “KatóliKos” delinKuentes y procesados por la justicia.

    1. Que fací decir cualquier cosa con tal de ser negativo e hiriente. Y no soy ni fui jamas peronista… Thomas G Weinandy vive en las nubes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *