Mundo / 15 de enero de 2018

Gira papal: cuál es la agenda de Francisco en Chile

Mapuches y el conflicto con Bolivia para marcarle la cancha a Michelle Bachelet.

Por

Durante esta semana, Francisco estará visitando Chile y Perú. Y mientras en Argentina crecen las críticas hacia el Papa de algunos sectores enojados por su “desplante” al país, unas 800 mil personas cruzarán la cordillera para verlo. Movilizados en parte por organizaciones sociales (habrá micros fletados por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, coordinados por Juan Grabois; los Barrios de Pie liderados por Daniel Menéndez; y la Corriente Clasista y Combativa de Juan Carlos Alderete), y casi sin participación de las “parroquias chetas”.

Prédica

Será coincidente con la bajada de línea que el Papa -que hace gala también de su vida austera en el Vaticano-, tiene prevista para esta gira latinoamericana. “El Papa hablará contra los abusos y la riqueza descarada en manos de unos pocos privilegiados, con frecuencia acompañada de la ilegalidad y la explotación ofensiva de la dignidad humana”, cuentan los “amigos” del Papa que viajarán a Santiago.

“La razón primera del viaje es terminantemente de tipo pastoral. Segundo, quiere vernos, escucharnos y ayudarnos a recuperar esperanza. Y en tercer lugar está su pédica contra la cultura del descarte. En Chile nos alegramos del progreso, pero aún así notamos que hay compatriotas que viven bajo el umbral de la pobreza” explica a NOTICIAS el capellán de la Universidad Católica, Hugo Tagle.

La visita del Papa servirá también para reforzar la desgastada fe de los chilenos. “La Iglesia chilena era particularmente bien considerada y situaciones de abusos, y también las situaciones culturales, han impactado a esta Iglesia más que a otras”, subraya el sacerdote jesuita Fernando Montes.

Bachelet

El martes 16 Francisco se entrevistará con la presidenta Michelle Bachelet en La Moneda (la Casa de Gobierno), “y luego saldrán juntos por el ingreso central que da a la Plaza de la Constitución”, explicó a NOTICIAS un vocero presidencial. Quienes organizan la gira del Papa en Chile descartaron que Francisco salga al balcón acompañado de Bachelet, con quien tiene simpatía pero también diferencias.

Algunos sectores más conservadores de la política (el bloque pinochetista en Diputados) y la iglesia chilena reclamaban que el Papa debía manifestar su desacuerdo con la Ley de Aborto que se promulgó en agosto en Chile (la prohibición del aborto en el país transandino entró en vigor en 1989 bajo el gobierno militar de Augusto Pinochet). “Nuestro país ha cambiado para bien en estos 30 años. Mientras la visita de Juan Pablo II tuvo lugar durante una dictadura, hoy el Chile que lo recibe es plenamente democrático, libre y respetuoso de la Constitución y de las leyes”, subrayó Bachelet en una carta que le envió lal Papa previa a su arribo.

“Como es obvio, en una visita de carácter pastoral, tiene la libertad de expresar lo que estime que es bueno para el pueblo católico”, le dijo la presidenta chilena a la agencia Télam. “No nos corresponde a nosotros hacer juicios al respecto, menos aún imponer restricciones”, agregó.

A Francisco no le habría gusta que lo corran por izquierda: el día 16 “visitará un centro de detención femenino” de la dictadura, según detalló Benito Baranda, coordinador del Estado para la visita del Papa Francisco.

Mapuches

Las organizaciones sociales argentinas participarán de la misa que Francisco dará en el aeródromo Maquehue de Temuco el miércoles 17. Temuco es la capital de la región Araucanía, y epicentro del conflicto mapuche en Chile. De hecho, además de obispos y sacerdotes de todo el mundo, habrá en el oficio religioso del próximo miércoles, 23 comuneros mapuches que se entrevistarán con el Papa para contarles su problemática.

Bachelet ya se adelantó y le escribió al Papa en la carta que le envió: “Nosotros creemos y propiciamos el diálogo siempre. Sin duda, en la Araucanía hay tareas pendientes importantes, y en ese sentido creo que la visita (del Papa) a la región es una oportunidad para tratar de entendernos en las diferencias, en la tolerancia y la aceptación de que hay miradas distintas”, esgrimió la Presidenta.

En el gobierno saliente (Bachelet deja la presidencia en marzo) también hay tensión por la actividad de Francisco en Iquique del día siguiente (miércoles 18): la misa que dará en el norte del país, cerca de la zona de conflicto con Bolivia. Desde la Iglesia chilena, que está a cargo de la organización, ya adelantaron que el Papa rezará por los “migrantes” y todos descuentan que volverá a referirse al conflicto por la salida al mar.

Pendiente

De Chile el Papa viajará a Perú, donde tiene prevista la visita a Lima, Puerto Maldonado y Trujillo: en Puerto Maldonado visitará los pueblos de la Amazonía en el Coliseo Madre de Dios; el 20 de enero viajará a Trujillo para dar una misa en la explanada de Huanchaco; y su último día en tierras peruanas será recorriendo las calles del centro de Lima, donde rezará el Ángelus en la Plaza de Armas.

Con esta visita Francisco habrá visitado buena parte del continente: Brasil fue el primer viaje americano en julio de 2013; Ecuador, Bolivia y Paraguay llegaron dos años más tarde en julio de 2015; en septiembre de ese año ofició de enlace entre Cuba y Estados Unidos, reuniéndose con Raul Castro en La Habana y con Barak Obama en Washington; México en febrero de 2016 y Colombia en octubre del año pasado. Además de Chile y Perú, se sumarán Panamá (ya confirmado), y posiblemente República Dominicana y Puerto Rico en enero de 2019.

Pero quedarán pendientes las visitas a Canadá (el Primer Ministro Justin Trudeau lo invitó a pedir disculpas por los abusos de la Iglesia en su país, lo que equivale a un NO rotundo para la visita papal); Venezuela (Francisco se siente burlado por Nicolás Maduro tras sus gestiones de paz); Uruguay (a pesar de sus promesas al presidente Tabaré Vázquez), y por supuesto Argentina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *