Salud / 28 de junio de 2018

¿Cáncer de mama sin quimioterapia?

Un estudio muestra que tumores de origen hormonal pueden tratarse con medicación.

Por

La quimioterapia suele ser un proceso agotador, que tiene una larga serie de efectos secundarios, como caída del cabello, fuertes náuseas, adelgazamiento y hasta problemas de tipo cardiovascular. Y que además de atacar a las células enfermas también daña a las sanas.

Para muchas de las personas que sufren de cáncer, la quimioterapia suele ser un tratamiento estándar. Una investigación científica dice ahora que hay un grupo de mujeres a las cuales se les podría eliminar ese tratamiento en el caso de que tengan un tipo de cáncer de mama muy común y poco agresivo, clasificado como de receptor hormonal, y que afecta a cuatro de cada diez mujeres que se enferman.

Muestra numerosa, tiempo prolongado. El estudio, presentado en la convención anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, afirma que (cuando el tumor está en la fase inicial, tiene hasta cinco centímetros de diámetro y no se ha expandido hacia los ganglios linfáticos) el camino es menor doloroso, sin perder eficacia. El cambio consiste en que en lugar de quimioterapia, la persona enferma ingiere un medicamento que bloquea la acción de los estrógenos, hormonas que alimentan a las células enfermas, lo que ayuda a que las mismas crezcan y se diseminen por el organismo.

Publicada en la prestigiosa publicación especializada “The New England Journal of Medicine”, la investigación es una de las más grandes hechas hasta el momento tomando como objeto de estudio al cáncer de mamas. Fueron reclutadas diez mil mujeres de entre 18 y 75 años, todas cursando un cáncer mamario en su fase inicial. Los especialistas les hicieron un examen genético para precisar cuál era el grado de agresividad de cada tumor. Luego de eso, las mujeres fueron operadas o tratadas con radioterapia, según cada caso.

Opción. El paso siguiente (para barrer a aquellas células que no hubieren sido eliminadas por los procedimientos) fue ordenarles una quimioterapia asociada a un remedio que tiene el rol de bloquear la acción del estrógeno. Los expertos separaron a las mujeres participantes en dos grupos: el primero fue tratado según las opciones convencionales (quimioterapia combinada con hormonoterapia), mientras que el segundo sólo recibió el fármaco. Luego de siete años (dos años más de lo que por regla estándar se considera seguro afirmar que la persona está libre de cáncer) los investigadores observaron que los resultados de ambos grupos habían sido, desde un punto de vista estadístico, idénticos. La sobrevida de las mujeres que habían ingerido el medicamento de manera conjunta con la quimioterapia fue del 93,9%. Entre quienes solamente habían tomado el fármaco, el 93,8% se encontraba libre de la enfermedad. Resultado similar para un tratamiento menos cruento.