Política / 30 de junio de 2018

El Mundial de Claudio “Chiqui” Tapia y su familia

Los excesos del titular de la AFA y su familia en su tour ruso. La interna del fútbol.

Por

Según el registro de cheques rechazados del Banco Central, el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, tiene una deuda personal que viene arrastrando desde julio del 2013 y que suma 72 mil pesos. A esto debe agregarse que, según la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos, tiene una deuda vencida de 233 mil pesos de ABL, por su casa en Valle al 100, en Caballito. Estas deudas parecen menores cuando se habla de una persona que administra millones de dólares en sponsors y derechos de televisación de una de las selecciones más competitivas del mundo. Pero la pregunta que surge es, teniendo estas deudas: ¿cómo se costea un viaje al mundial de Rusia para toda la familia?

“Chiqui” Tapia está casado con la hija del sindicalista camionero Hugo Moyano, con la cual tuvo dos hijos: Matías (22) e Iván (19). Todos ellos, más la pareja de Matías y amigos de Iván, viajaron a Rusia para ver a la Selección argentina. En las redes sociales circularon imágenes del los amigos del menor de los Tapia, sentados en primera clase de la aerolínea Turkish Airlines cuyo pasaje cuesta alrededor de 6.200 dólares. En Rusia, según ellos mismos compartieron en Instagram, estarían hospedados en el hotel 5 estrellas Peter 1 de Moscú, donde la habitación más económica cuesta alrededor de 600 dólares la noche, mientras que la más costosa ronda los 1.500 dólares.

Según los registros de la Anses, “Chiqui” Tapia tiene tres trabajos en relación de dependencia: recibe aportes del Ceamse, la empresa recolectora de residuos Solurban (en la cual está de licencia hace alrededor de 10 años) y también figura como empleado del Sindicato de Camioneros. Su esposa, Paola Moyano, figura como empleada de Iarai SA, la empresa de la familia Moyano que explota las clínicas de la obra social de Camioneros. Los hijos de Tapia figuran como empleados de una empresa llamada Serbeco SA. Es importante aclarar que “figurar” no es lo mismo que “trabajar”. Porque en este caso, tanto Matías como Iván Tapia trabajan de jugadores de fútbol. Ambos se desempeñan en la primera división de Barracas Central, el club del cual su padre es presidente. En la empresa Serbeco, especializada en recolección de residuos, también trabajan los hijos que tuvo Paola Moyano en su primer matrimonio: Nadia y Emiliano Alarcón. Hugo Moyano, el patriarca del clan, está muy agradecido con la empresa: le dio trabajo a todos sus nietos.

Internas. Dentro de la AFA, “Chiqui” Tapia tiene sus adeptos y detractores. Uno de los que dejó el bando de los adeptos y habría pasado al de los críticos es Daniel Angelici, el presidente de Boca. Cuando Tapia estaba en carrera hacia la presidencia de la AFA, Angelici fue el mayor impulsor de su candidatura. Incluso se especulaba con que Tapia se convertiría en un títere de Angelici, quien a su vez respondería a los deseos del presidente Mauricio Macri. Pero una vez que tomó el poder, Tapia comenzó a dar señales de independencia que no habrían sido del agrado de Angelici. Quienes han tratado a Tapia afirman que hay mucho prejuicio sobre él y su capacidad de administrar poder y hacer política. “Es inteligente, tiempista y en el barro es donde de mejor se mueve”, afirma un dirigente de AFA. El barro es una metáfora de discusiones y peleas con las empresa, los clubes, la política y el sindicalismo. El sindicalismo y la política desde siempre utilizaron a las barrabravas de los clubes como fuerza de choque.

Hoy Tapia tal vez no cuenta con el apoyo completo de Angelici, quien en lo formal es el vicepresidente primero de la AFA. Pero tiene la bendición de una de las personas más influyentes en el fútbol argentino: Lionel Messi. El día que Argentina venció a Ecuador por 3 a 1 con tres goles de Messi que permitieron la clasificación al Mundial, al final del partido, el crack argentino se fundió en un abrazo con Tapia. Luego se miraron y se volvieron a abrazar. Angelici observaba la escena de cerca. Cuando Messi soltó a Tapia, pasó por al lado de Angelici y ni lo miró. Siguió derecho hacia el vestuario. No iba a ser la primera vez que no coincidirían los deseos de Angelici y Messi. La elección de Jorge Sampaoli como DT de la Selección fue idea del presidente de Boca, quien ya lo había tanteado para dirigir el club xeneize, pero finalmente lo propuso para la Selección. Después del Mundial, aunque Argentina salga campeón, será muy difícil que Sampaoli siga al frente del equipo. Al cierre de esta edición, Angelici estaba en viaje rumbro a Rusia para ver al partido contra Francia.

Otro frente que tiene Tapia, y que se conoció luego del partido con Nigeria, es la pelea con Torneos y Competencias. El rumor sobre la muerte de Maradona post partido obligó al propio Diego a enviarle un mensaje a su novia, Rocío Oliva, para tranquilizarla. Rocío viralizó este audio donde se escuchaba que Maradona afirmaba que se había reunido con personas que les había presentado Oscar Ruggieri. Esas personas eran: Ignacio Galarza (CEO de Torneos y Competencias), Alex Ganly (director de Organización de Eventos) y Santiago Sluzewski (director de Derechos y Sponsoreo). Todos integrantes de la empresa que tiene los derechos de televisación de la Selección argentina y los mundiales. Estaban ahí porque Tapia tiene intenciones de quitarle a Torneos los derechos de la Selección cuando se termine el contrato. Pero además los directivos de Torneos estarían buscando acercarse a Maradona, quien tiene una excelente relación con Gianni Infantino, el actual presidente de la FIFA, para que los ayude con un poco de lobby. Desde la muerte de Grondona y la caída en desgracia de Alejandro Burzaco, Torneos se quedó sin un lobbista fuerte que asegure contratos millonarios. En esa reunión en el palco vip de Maradona también participó Guillermo Coppola, quien se tomó una foto con Diego que luego se viralizó. Al principio se tomó como “la imagen de la reconciliación”. Pero ahora se sabe que Coppola estaba ahí por negocios: “Guillote” fue contratado por Torneos para hacer relaciones públicas.

Litigio. Uno de los mayores inconvenientes que deberá enfrentar “Chiqui” Tapia al regreso del Mundial será resolver los problemas que se generaron a partir de la cancelación del partido con Israel. Ese partido se había cerrado entre Tapia, la empresa Torneos y el empresario israelí Daniel Benaim, quien había organizado todo para jugar en Jerusalén. Luego de las amenazas recibidas contra la seguridad del partido, Tapia decidió no jugar, lo que derivó en un llamado del propio presidente israelí, Benjamin Netanyahu, a Mauricio Macri. Macri respondió que no podía hacer demasiado, con lo cual quedó mal parado. A su regreso, Tapia deberá enfrentar esta situación pero además deberá evitar que el empresario israelí que organizó el partido no demande a la AFA por incumplimiento del contrato. AFA