SOCIEDAD | 22-01-2019 13:32

Insólita encuesta de Durán Barba: brujos y fantasmas

Tercer sondeo exclusivo de la consultora fundada por el gurú del PRO sobre cómo somos los argentinos. Hoy: el esoterismo y sus razones.

Cuando éramos jóvenes nos entusiasmó el famoso libro de Louis Pauwels y Jaques Bergier: “El Retorno de los Brujos”. Nos sentíamos iniciados en un camino de conocimiento y sabiduría reservado para unos pocos que nos convertía en poderosos. Preferíamos ser discretos, evitar despertar sospechas que trajeran alertas e inquietudes en la dirigencia del sistema, que, según nosotros creíamos, tenía por misión realizar conspiraciones para que no accedamos a este saber que nos brindaban estos autores maestros esotéricos. Queríamos ser brujos, místicos, alquimistas. Ver la realidad desde otros cristales.

Ese mismo entusiasmo les ocurrió a muchos jóvenes que leyeron en las últimas décadas los libros de Harry Potter cuya autora con su prodigiosa imaginación nos relata ambientes, personajes, lenguajes y circunstancias maravillosas. Los que no se cautivaron con los libros, lo hicieron con sus películas en las que la propia autora habría participado como condición para lograr que su relato fuera lo más fidedigno a sus escritos en el formato de cine. Con este fenómeno, los aficionados fueron más sensatos. Muy pocos habrán tenido ideas conspirativas más allá de la divertida ficción que se presentaba en la saga.

(Leer también: Marihuana nac & pop: la consultora de Durán Barba mide el consumo argentino)

Con la brujería y los fantasmas se despierta un interés muy llamativo. Atraviesa nuestros temores a lo desconocido y aflora nuestro instinto de supervivencia en algunos casos llenos de relatos grandilocuentes y mitos emocionantes. Cuando somos jóvenes nos interesan más estos temas paranormales. Es así que en una encuesta los más jóvenes son quienes más tienden a creer en ellos.

El estudio se llevó a cabo en la Capital Federal, en la Provincia de Buenos Aires y en todo el país. Curiosamente, es la Ciudad en donde mayor cantidad de gente cree en fantasmas y brujas. Sigue siendo una minoría, pero es la cifra más alta registrada en las tres circunscripciones (22% y 21%, respectivamente).

La proporción de quienes creen tanto en brujería o en los fantasmas es muy similar. Casi todos estamos más acostumbrados a verlos como personajes de ficción del cine y la literatura. Los jóvenes de entre 18 y 29 años de edad son los que más mencionaron creer en estos fenómenos metafísicos (30% y 29% en la Capital).

(Leer también: Qué se tiene en cuenta a la hora de irse a vivir afuera)

A medida que el encuestado es mayor, la creencia desciende considerablemente. Es probable que mientras somos jóvenes tengamos todavía una búsqueda de cosas con las cuales identificarnos y esa exploración identitaria nos lleva a ser más permeables. De todas maneras la inmensa mayoría, aún de los jóvenes, no creen ni en brujas ni en fantasmas.

La psicología cognitiva, en los últimos años, ha aportado grandes elementos para evaluar los relatos de fantasmas que aparecen más en ciertas circunstancias en las que nuestra mente podría jugarnos una mala pasada y hacernos creer que vimos algo que en realidad nunca estuvo ahí. Si este es el caso o por el contrario responde a la convicción de algún culto que tiene sus principios fundamentados en estos aspectos extraordinarios, vale que recordemos que cada vez menos gente se siente asociada a estas creencias.

por R. N.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario