Monday 22 de July, 2024

MUNDO | 15-06-2024 06:10

Ucrania sin paz

La merma en el flujo de ayuda militar occidental a Zelensky complicó el escenario, algo que el presidente busca revertir con la cumbre.

No habrá paz. "No puedo sentarme a hablar con una persona cuyo único objetivo es destruirme", dijo el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, anfitrión de la Cumbre sobre la Paz en Ucrania celebrada en Suiza el último fin de semana. Rusia y Vladimir Putin no fueron invitados al evento, al que calificaron además de “proucraniano”. “Rusia debe entender con quién debe hablar y en quién puede confiar”, repuso Putin, que se declaró dispuesto a hablar, “pero no con Zelensky” a quien considera ilegítimo.

Sin embargo, la cumbre se seteó algunas metas, para consolidar el apoyo de los aliados de Kiev y presionar a Moscú para que se lleven a cabo negociaciones de paz genuinas en el futuro: 90 países de los 160 invitados asistieron a la conferencia en Suiza, aunque actores clave como China y Arabia Saudita, Sudáfrica y Brasil, prefirieron mantenerse al margen para no enojar al Kremlin. El desaire motivó el enojo de Zelensky, que acusó a China de ayudar a Rusia de sabotear la cumbre, algo que Beijing refutó, aunque junto a Brasil, ha ofrecido un plan de paz alternativo, más favorable a Moscú.

Fotogaleria el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de China, Xi Jinping

"China siempre sostiene que la conferencia internacional de paz debe cumplir con tres elementos importantes, a saber, el reconocimiento tanto de Rusia como de Ucrania, la participación igualitaria de todas las partes, y la discusión justa de todos los planes de paz", apuntó la Embajada de China en Washington en una carta.

Y la respuesta de la administración Biden fue contundente: “Si alguna vez dejamos que Ucrania caiga, recuerden mis palabras, verán caer a Polonia y verán caer a todas esas naciones a lo largo de la frontera real de Rusia”, marcó el presidente de Estados Unidos en una entrevista con la revista Time. La agenda ucraniana se centra en tres puntos claves: la seguridad alimentaria de los ucranianos, la seguridad nuclear y el regreso de los niños y prisioneros de guerra que se encuentran retenidos en Rusia, marcó Zelensky. “Estamos abiertos a ideas. Pero es muy importante no perder la iniciativa ante Rusia”, añadió el presidente ucraniano.

Durante su visita a China en mayo, Putin aseguró que está dispuesto a hablar sólo si Kiev “muestra cordura”, y culpó marcó sus peticiones a Ucrania: “que entregue todos los territorios ocupados y se desmilitarice, al tiempo que abandona sus aspiraciones de unirse a la OTAN”.

Fotogaleria el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, se toma una selfie frente a los restos del avión durante una visita en el segundo aniversario de la invasión rusa de Ucrania

Pero la historia marca que quien ha incumplido ha sido Rusia frente a tales peticiones: en 1996, Ucrania firmó el Memorando de Budapest, renunciando a sus armas nucleares y aceptando un mayor desarme a cambio de garantías de seguridad de Estados Unidos, el Reino Unido y Rusia. Pero Putin violó completamente el memorando, en particular al anexar Crimea en 2014, y luego al llevar a cabo su invasión a gran escala en 2022. En oposición, Ucrania cumplió la mayoría de los términos de los acuerdos de Minsk, destinados a poner fin al conflicto en Donbas, sólo para ver a Putin proclamar más tarde la independencia de las regiones en disputa de Donetsk y Luhansk y anexarlas a Rusia.

Tras la invasión de Putin en 2022, Rusia y Ucrania llevaron adelante distintas rondas de negociaciones en Bielorrusia y Turquía, que se vieron empañadas por contrademandas rusas sin sentido, argumentan desde Kiev. "Rusia quería la capitulación de Ucrania y nos propuso renunciar a nuestros territorios, nuestra soberanía y nuestro ejército", dijo Mykhailo Podolyak, asesor presidencial de Ucrania que representó a Ucrania en Estambul.

Fotogaleria Artilleros de la 43.ª Brigada Mecanizada Separada de las Fuerzas Armadas de Ucrania disparan contra una posición rusa con un obús autopropulsado 2C22

“Ucrania propuso a Rusia retirarse a sus posiciones antes del 24 de febrero de 2022. Dejar de disparar y entablar negociaciones reales. Rusia se negó y nosotros también negamos sus propuestas. No se firmó nada”, continuó Podolyak. Rusia anexó las regiones de Zaporizhzhia y Kherson después de celebrar falsos referendos en las partes ocupadas de las regiones, y la respuesta de Occidente fue una orden de arresto internacional por crímenes de guerra contra Putin. "Los rusos creen que tienen el derecho divino de decidir el destino no sólo de Ucrania sino también de Bielorrusia, Georgia y Asia Central", dijo Podolyak, advirtiendo que la amenaza si Ucrania cae, se extenderá por toda la región.

Ucrania estuvo en mejor posición para poner sus condiciones tras la contraofensiva de Járkov en 2022, y hace unos meses antes del inicio del invierno. Pero hoy la acción en el frente está congelada. La merma en el flujo de ayuda militar occidental a Zelensky complicó el escenario, algo que el presidente busca revertir con la cumbre de la paz, revitalizando los compromisos de Francia, Inglaterra y por supuesto, de Estados Unidos.  Se trata de "cómo deben responder los aliados y proporcionar ayuda a Ucrania hasta que obtenga una ventaja en el frente y esté lista para negociar desde una posición más fuerte", concluyó Podolyak.

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios