Domingo 3 de julio, 2022

POLíTICA | 10-06-2017 00:02

El PRO quiere que Cristina sea candidata, pero... ¿y si gana?

Creen que la polarización con la ex presidentra les sirve para sacar de juego a Massa. Pero el riesgo de perder contra CFK genera discusiones internas.

Por dentro, parte del Gobierno festejó la decisión de Cristina Kirchner de participar de las elecciones, mientras otros sectores lo tomaron con preocupación e, inclusive, bronca.

“Es mejor que compita, porque tiene un techo muy bajo. No puede superar el 35%”, dicen en el entorno de uno de los posibles candidatos PRO. Además del factor rechazo, apuestan a la polarización para que se caiga la tercera fuerza, el Frente Renovador de Sergio Massa y su flamante aliada, Margarita Stolbizer. “En esa polarización ganamos muchos electores que se decepcionaron con nuestra gestión, pero que por temor a que vuelva el kirchnerismo van a volver a votarnos”, dicen. Los beneficia el espanto, no el amor.

Esteban Bullrich (quien encabezaría la lista, de no producirse ningún cimbronazo) tiene además una oportunidad única: subirse el precio como cuadro político si logra derrotar a Cristina y moverle los cimientos de su posible candidatura a la presidencia en el 2019. “Si encabezamos y le ganamos a ella, nos catapulta”, se ilusionan desde el entorno del ministro de Educación.

Pero no todos los sectores de Cambiemos están contentos con las novedades. Muchos dirigentes creen que la estrategia de la gobernadora María Eugenia Vidal de ponerse al frente de la elección y no hacer encabezar a candidatos de peso puede jugarles una mala pasada. “La corrieron a “Lilita” Carrió y ahora hay que pelearle a la ex presidenta con lo que tenemos”, dice un dirigente de la Coalición Cívica. Y completa: “Ahora está paseando en Capital, cuando la necesitaríamos en Provincia. Pero bueno, fue una decisión de Vidal, ellos tendrán que hacerse cargo si perdemos”.

La polémica Carrió no quiso hacer declaraciones al respecto. El miércoles 7 se mostró por primera vez con Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad, en una recorrida en el Metrobus del Bajo. Hubo selfies y un clima muy distendido. Nada de Cristina. Tampoco el fin de semana, cuando en su casa de Exaltación de la Cruz sus militantes quisieron saber qué pensaba al respecto: “No voy a hablar de política, necesito despejarme un poco”, les contestó. La procesión va por dentro.

Galería de imágenes

Comentarios