POLíTICA | 07-07-2020 13:54

Quiénes son los hijos y nietos de desaparecidos en el Gobierno

Una medida del Banco Central puso el foco sobre ellos. Qué poder manejan. Sus padres desaparecidos.

El jueves 25 de junio, el Banco Central promulgó una medida que en apariencia era inocente: permitía que, entre otros, todos los nietos apropiados y los beneficiarios de leyes reparatorias que viven en el exterior puedan acceder a comprar dólares al precio oficial, o sea, sin el impuesto del 30 por ciento. Esa decisión de la institución que comanda Miguel Pesce desató una ola de críticas y una gran polémica, que apuntaba a que era una idea para beneficiar a un sector que una parte del imaginario popular lo supone K. Más allá de que rápidamente quedó claro que la norma atañe exclusivamente a las personas que no residan en Argentina, la avalancha de opiniones sobre el tema dejó algo en claro: hay una cantidad inédita de descendientes de víctimas del terrorismo de Estado en el oficialismo.

No todos comparten la misma historia -algunos son nietos y otros son hijos de desaparecidos- pero sí están ligados por alguna tragedia ligada a la compleja década de los 70. Hoy ocupan cargos de relevancia, en la primera o segunda línea del Ejecutivo o en otras terminales del Gobierno.

Memoria. El caso más emblemático, y que ocupa el rol más alto, es el de Eduardo “Wado” De Pedro. El ministro del Interior, vital para el Presidente en plena pandemia, es hijo de dos militantes peronistas desaparecidos, Lucila Révora y Enrique. La carta que escribió Révora después de que en abril de 1977 asesinaran al padre del actual funcionario es estremecedora: “A Quique lo mataron, y para mí es tremendo, no lo puedo soportar. Era el hombre más hermoso que existía, habíamos comenzado a formar una pareja en serio, cosa que nos era difícil, pues siempre es más fácil ser una pareja de compañeros con un hijo que ser una familia montonera. Con el Pichu era hermosísimo, lo cuidaba, lo bañaba, le daba de comer y jugaba todo el tiempo. El Pichu lo oía llegar y ya se empezaba a reír”. La mujer desaparecería un año después.

El primer acercamiento de De Pedro a la política tuvo que ver con esta triste historia, porque fue una temprana militancia en HIJOS. De la mano de esta agrupación conocería a Néstor Kirchner en una calurosa tarde de febrero de 2004. Desde entonces, De Pedro abrazó el proyecto de los santacruceños y de la mano de dos jóvenes amigos -Mariano Recalde y Andrés Larroque- creó una organización juvenil que hoy está en el centro de la política nacional: La Cámpora. Más de quince años después, De Pedro se reconvirtió en un ministro indispensable para el Presidente, y también para Cristina Kirchner, que lo tiene entre sus preferidos. En el pasado, ella lo nombró secretario general de su presidencia. Además, “Wado” levantó mucho el perfil y son varios los miembros del Gobierno que lo imaginan como potencial candidato.

En que hoy gobierne Alberto Fernández tuvo mucho que ver alguien que también tiene padres desaparecidos. Se trata de Juan Cabandié, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que fue clave para acercar al actual Presidente con CFK, luego de casi diez años de frío distanciamiento. El funcionario es hijo de Damián Cabandié y Alicia Alfonsín, militantes de la JP que fueron secuestrados en noviembre de 1977. Alfonsín daría a luz a su hijo en la ESMA, y el bebé sería apropiado por el ex agente de inteligencia de la Policía Federal Luis Falco, que fue condenado a 18 años de cárcel. El ministro es el nieto recuperado 77.

La última gran incorporación del Gobierno, que tuvo repercusión luego de la ruidosa salida de Alejandro Vanoli, fue Fernanda Raverta en la ANSES. Ella, que venía del gabinete de Axel Kicillof, es hija de Mario Montoto, uno de los fundadores de Montoneros y hoy un gran empresario, y de María Inés Raverta, a quien desaparecieron en Perú en 1980. La funcionaria se crió en Cuba, en la guardería de Montoneros, junto con Sabino Vaca Narvaja (ver recuadro).

Antes de que Raverta asumiera el cargo ya había otra mujer con un pasado complejo en el Ejecutivo: Victoria Donda, hoy al frente del Inadi. La ex diputada y líder de “Somos” es hija de los montoneros José María Donda y María Hilda Pérez, desaparecidos en 1977. Su tío, el teniente Adolfo Donda, jefe de un grupo de tareas de la ESMA, la entregó, recién nacida, al ex prefecto Juan Antonio Azic. Su apropiador está detenido desde 2011 y condenado a 18 años de prisión. La titular del Inadi es la nieta recuperada 78.

En el Ejecutivo hay dos recuperado más. Son Ezequiel Rochistein Tauro, el nieto 102, y Horacio Pietragalla Conti, que fue el 75º en conocer su verdadera identidad. El primero se sumó a la Agencia Federal de Inteligencia, y reporta a su interventora, Graciela Caamaño. Rochistein, hijo de María Graciela Tauro y Jorge, secuestrados en julio de 1977, es actualmente subsecretario de la AFI, el cargo que antes ocupaba Silvia Majdalani.

Pietragalla es el secretario de Derechos Humanos, y estuvo en el centro de la polémica cuando la cartera que comanda se sumó al pedido de prisión domiciliaria de Ricardo Jaime. El funcionario, que tuvo una larga militancia en organismos de DD.HH., es hijo de Horacio, un militante montonero asesinado en Córdoba por la Triple A en 1975, y Liliana Corti, también montonera, a la que mataron en abril de 1976. A los cinco meses de vida se lo apropió el coronel Herman Tetzlaff, que se lo entregó a la mujer que limpiaba su casa. Este represor fue también el hombre que se apropió de Victoria Montenegro y que la crió. Ella, que hoy es legisladora porteña del Frente de Todos, contó la historia de esa compleja infancia compartida con Pietragalla en un libro recién estrenado: “Hasta ser Victoria”, de Editorial Marea.

Cerca de Alberto Fernández también trabaja una mujer que perdió a su padre en esa década trágica. Es Cecilia Todesca Bocco, la vicejefa de Gabinete, hija de Luis Bocco, un militante de Montoneros que murió asesinado en abril de 1975. La crió el mejor amigo de su padre, que era en ese entonces el segundo de la regional bonaerense de la JP: Jorge Todesca, el ex titular del Indec que murió a principios de año. Pasó casi medio siglo pero nadie, de ningún lado de la grieta, se olvida de los 70.

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios