POLíTICA | 21-10-2019 20:43

Qué piensan Macri y Alberto de la crisis social en Chile

El candidato del Frente de Todos metió tímidamente el tema en la campaña. En el Gobierno creen que “hay una mano que exacerba el reclamo”.

Mientras los candidatos a presidente se veían las caras por última vez, antes de las elecciones generales del 27 de octubre, Chile vivía su primera noche bajo el toque de queda. 

Apenas el representante de la Izquierda, Nicolás del Caño, haría referencia a los sucesos trasandinos, el domingo 20. Los principales candidatos, Mauricio Macri y Alberto Fernández, prefirieron pasar el tema por alto en el salón de la UBA. Sin embargo, ambos siguen de cerca la violencia que se vive en las calles de Santiago.

Del lado del candidato del Frente de Todos, hubo una escueta referencia el lunes por la mañana, en una conferencia improvisada que terminó en escándalo, cuando le pidió que vaya “a trabajar” a un periodista que le preguntó por la ausencia de Cristina Kirchner en su campaña. Allí, Alberto aprovechó para tirarle un palo a Macri: “Lo que pasa en Ecuador, Chile y Argentina es lo mismo, son políticas diseñadas con la misma lógica, en algún momento la gente se siente mal porque el ajuste lo paguen siempre los mismos". 

El ex jefe de Gabinete sigue de cerca los acontecimientos, además, a través de uno de sus mejores amigos: Marco Enriquez Ominami. MEO, que fue candidato a presidente de Chile en tres oportunidades por el socialismo, estaba casualmente en Buenos Aires por cuestiones laborales. Pero aseguró que estaba “en Chile con el corazón”. Y luego en un comunicado pidió que “observamos con preocupación la criminalización del pueblo en su legítimo derecho a protestar, por parte del Gobierno de Sebastián Piñera”. Una declaración de principios que Alberto escuchó.

En Casa Rosada también se siguió con atención la escalada violenta detrás de la cordillera. El Presidente estuvo en contacto con el Canciller Jorge Faurie, quien trasladaba la información que le pasaba su par chileno Teodoro Ribera. 

Si bien no hubo comunicados públicos y Macri se decidió por el silencio al respecto, la idea de que la revuelta está siendo fogoneada políticamente, es la principal conclusión: “El espíritu de esto es visible: hay una mano que exacerba el reclamo legítimo que lo hace violento”, le dijo un funcionario a NOTICIAS, dejando traslucir que ese era el pensamiento en Balcarce 50. 

Quienes hablaron desde el Gobierno fueron Faurie y el embajador argentino en Chile. "La situación tomó un nivel de violencia increíble que obligó a Piñera a sacar a fuerzas de seguridad y militares a la calle”, dijo el Canciller en una entrevista con Radio Continental. El embajador José Octavio Bordón completó en la misma radio: “Creemos que va a ir bajando la intensidad, producto del mayor diálogo entre las partes y de una mayor presencia de fuerzas de seguridad en las calles. Lo que ocurrió fue bastante sorpresivo y violento”. Macri, por su parte, prefirió el silencio. 

A pocos días de las elecciones generales, hay demasiados temas en la agenda como para sumarle uno más a los electores. Al menos así parecieron pensarlo los candidatos, a pesar de que siguen atentos el devenir de los sucesos en el vecino país.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario