Restaurante / 3 de Febrero de 2012

Restaurante

El reino de la carne

“La Cabaña”. Alicia Moreau de Justo 380 (Puerto Madero). 4314-3710. Domingo a jueves 12 a 24 hs., viernes y sábados 12 a 01 hs. Principales tarjetas. $180/$ 250 (sin vino).

Por

De carne somos. El más tradicional restó para comer el producto argentino emblemático. Y con un plus: clases de cocina.

En la primavera de 1935 abrió sus puertas en la avenida Entre Ríos al 400 el restaurante La Cabaña, obra de Francisco Lapietra, con 450 cubiertos mas 60 en el salón reservado. Pero su mayor mérito fue la creación (o el “bautismo”) del “bife de chorizo”, emblemático de la gastronomía porteña y cuya diversidad puede verse, por ejemplo, en la amplia colección de entradas en Google. También se registra la visita a La Cabaña de muchos visitantes significativos, desde María Callas a Luciano Pavarotti, si nos detenemos en la lírica, y así sucesivamente. Con los años el restaurante se mudó a su actual ubicación en Puerto Madero, a la altura de la avenida Corrientes, que se conformó en la galería al aire libre y los salones “Alcove” y “ Salta”, y los privados “Pampa” y “Cava”, todos ambientados en un clásico estilo anglo-porteño, si bien mantiene cada uno tiene su toque personal, y su formato desde 8 a 75 comensales.

El menú respeta las tradiciones, es decir “Nuestra Cocina” y “Nuestra Parrilla”, con entradas frías y calientes, ensaladas, pastas y postres, todo bien explicado al comensal. En “Nuestra Cocina” las propuestas son cuatro, comenzando por el emblemático Medallón de lomo “Eduardo VII” sobre papas noisette y salsa demiglace  con hongos, plato que fue considerado durante años algo así como lo “más” del porteño gourmet, luego el Bife de chorizo con papa rellena y salsa criolla, el Cordero a las finas hierbas (cordero arrollado en cocción mixta, acompañado de mil hojas de manzana, morrón y panceta), y cerrando el “cuarteto”, la Trucha en baja cocción de leche ahumada sobre risotto de frutos secos, todos platos complejos que demandan un cocinero con muy buena mano.
“Nuestra Parrilla” es el paso emblemático de la carne en todo su esplendor, empezando por la curiosa carne de Kobe (raza Wagyu), en vacío, entraña y ojo de bife, y luego de la carne de Angus en 16 cortes, desde el impresionante Grand baby beef 1.000 gramos, a la Colita de cuadril y la Picaña. El acompañamiento se centra en guarniciones de papas en variadas y clásicas propuestas, y ensaladas desde la tradicional Caprese a la Porteña (radicheta, cebolla, huevo y finas láminas de queso, un hallazgo). Los postres merecen degustarse, en particular el Trifle de limón con frutillas a la pimienta, el Capricho de chocolate y  la selección de helados.
Una interesante iniciativa de este restaurante son las “Grill Cookery Lessons” de lunes a sábados de 10.30 a 12  y de 17.30 a 19, reservando con 72 horas de anticipación, una manera de ir informándose de la gastronomía y la restauración, además de ser un entretenimiento que relaja los nervios. De paso, incorpora una cantidad de novedades y conocimientos sobre un entretenimiento tan interesante como la física o la economía: todo reside en no ponerse nervioso, prestar atención y tener paciencia… ¡Buen provecho!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *