La Balanza / 9 de marzo de 2012

Claudio Lozano

Toma un cucurucho sin abandonar la compostura del riguroso saco. Goloso y chic.

Toma un cucurucho sin abandonar la compostura del riguroso saco. Goloso y chic.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *