Sociedad / 30 de marzo de 2012

ADRIÁN WERTHEIN (60)

Ricos y vulnerables

La pesadilla del secuestro exprés sufrido por el empresario y su esposa. Custodias, ropa antibalas y countries con “panic room” por la ola de inseguridad premium. Interna policial.

Por

Casi a la medianoche del domingo 25, la Autopista del Oeste, a la altura de Ciudadela, estaba poco transitada. Por eso mismo, al conductor de la BMW 4×4 –que venía de pasar el día en el campo de unos amigos en Morón– le llamó la atención que un Bora oscuro acelerara a su izquierda tratándose de ponerse a la par y que, al minuto, le cruzara el coche, ya sobre la General Paz. Por detrás, casi lo embiste otro vehículo que hacía de apoyo para bloquear un eventual escape.

Un verdadero “operativo”, propio de la inseguridad VIP que empieza a generalizarse en el conurbano. Aunque, en general, los delincuentes no suelen asaltar vehículos tan caros: llaman mucho la atención y resulta difícil ocultarlos o deshacerse de ellos. No son “desguazables”. La zona sí era propicia. La cercanía a Fuerte Apache ofrece relativa impunidad: la Policía nunca está, y menos un domingo a la noche. Los vecinos hablan de una decena de atracos por semana. ¿Zona liberada? Ningún jefe de la Bonaerense está en condiciones de responder.

Más información en la edición impresa de la revista