Arte / 27 de abril de 2012

arte

Nuevo comienzo

“Reseteo, Dharma”. Nicanor Aráoz, Roman Vitali y Luis Terán.
C.C. San Martín. Sarmiento 1551.

Por

Comparten el edificio y nombre similar, inclusive cuando se vuelva a abrir el paso entre ambas instituciones a través de la Fotogalería, tendrán conexión permanente. Son el Teatro General San Martín (Corrientes 1550) y el Centro Cultural San Martín (“el cultural San Martín”), que a fin del 2011 inauguró la obra nueva debajo de la esquina de Paraná y Sarmiento, cuyo rasgo distintivo es la cúpula de vidrio de ocho metros de alto. Es por largas escaleras mecánicas que se accede a los cinco subsuelos dedicados a las artes multimediales, al cine, al teatro experimental y al archivo audiovisual de consulta pública; ese espacio fue una de las sedes del reciente Bafici.

El proyecto de la nueva directora, Gabriela Ricardes, es también darle un nuevo impulso al área de Artes Visuales. Así, el curador Mariano Soto organizó un ciclo anual, llamado “Expansiva”. “Reseteo, Dharma” es la primera etapa. El “reseteo” como nuevo comienzo y “Dharma” (palabra sánscrita) como “aquello que sostiene o mantiene unido”.
El cultural San Martín exploró sus espacios institucionales con el trabajo efímero y performance de Nicanor Aráoz y se abre a la calle con la instalación lumínica de Roman Vitali y con la intervención con maderas y luces de Luis Terán, que desde adentro se conectan con el afuera invitando al transeúnte a ingresar, a detenerse a mirar también la obra de Julio Le Parc en la vidriera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *