Danza / 11 de mayo de 2012

danza

Un traspié con final feliz

“Giselle” de Adam-Coralli-Perrot-Urlezaga. Con estrella invitada, el Ballet Concierto (dirección; Lilian Gióvine) y Ricardo Trabalón. Orquesta Académica
de Bs. As., dirige: Carlos Calleja. Teatro Coliseo.

Por

Iñaki Urlezaga había previsto estas funciones. Se contrató a la estrella Anastasia Kolegova del Mariinsky de San Petersburgo. El estreno contemplaba cambios coreográficos tales como hacer bailar el Pas-de-Paysans del primer acto a varias parejas y no a una, como en 1841. Se conservó el estilo romántico del siglo XIX con la reorganización que hizo Marius Petipa. La estrella contratada era sorpresa para nosotros. Lamentablemente, Iñaki Urlezaga salió a bailar con visibles inconvenientes. No se llegó a la escena de la locura, el telón cayó pesadamente y se anunció la interrupción del espectáculo. La consternación reinó en el Coliseo, pero pese a que Urlezaga debe guardar reposo para recuperarse del desgarro, había que lograr una salida para el público que aguardaba expectante. La solución la dio Ricardo Trabalón, bailarín del Teatro Colón que –invitado– prontamente enfrentó el compromiso, difícil pero prometedor. Y así se resolvió el problema.
En Kolegova hallamos una bailarina profesional de primer orden, estudiado su papel con todos los pormenores de la pantomima integrada a la danza. Muy suave, delicada, bonita y atrayente artista, con brillante técnica, irradió desde el primer momento simpatía natural, y reveló al público lo que es y representa una bailarina de escuela, y cuánto debe dar de sí para ayudar a su nuevo compañero, que también contribuyó a concretar una “entente” vital y convincente. Trabalón demostró su habilidad de partenaire, su capacidad de acercarse al papel que afrontó, y dio cuanto más pudo en sus saltos perfectos y caídas exactas, sin ruido alguno, como si una pluma se posara en el escenario. Excelente fue el Hilarión agresivo y vengativo de Lucas Oliva, que guardó fielmente el estilo romántico. La sala –llena– no escatimó el aplauso y la ovación para todo el elenco.

 

Comentarios de “Un traspié con final feliz”

  1. Felicitaciones !!! Compartimos la alegría y felicidad de estos grandes artistas y como no podía ser de otra manera nos sentimos orgullosos de compartir la dicha de Mari Trabalón, mamá de Ricardo, otra gran persona, directora , profesora, ligada siempre al arte de la danza y el baile, además de ser una gran amiga nuestra!!!! Karina Collerone, Cristina de Collerone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *