Costumbres / 26 de mayo de 2012

Belleza masculina

Los hombres que se animaron al “refresh” capilar

El microimplante es la intervención más solicitada por los varones. Los métodos que no van. Fotos de famosos “retocados”.

Por

Pueden peinarse batiendo los cuatro pelos que les quedan, probar cuanta ampolla prometa detener el proceso de la caída, practicar en secreto los remedios caseros de la abuela y hasta pintarse el cuero cabelludo. Todo vale con tal de no quedarse pelados. Por eso, en la última década los procedimientos de microtrasplante capilar se transformaron en la principal cirugía cosmética masculina.

Mucho tiempo pasó desde que Leonardo Favio se sometió a un fallido injerto, que luego terminó ocultando con un pañuelo. Para los que hoy se animan a la intervención, Alberto Martín o la primera versión de José Manuel De la Sota, son íconos del “así no”. Entre los modelos a seguir encabezan Donato De Santis y Ricardo Caruso Lombardi, con sus cabelleras frondosamente naturales.

Las técnicas han mejorado notablemente a lo largo de los años. “Desde los colgajos de cuero cabelludo (vinchas de piel y pelo que se rotaban), pasando por los “punch” (redondeles de piel y pelo que podían contener de ocho a diez cabellos y que daba el aspecto de pelo de muñeca) y luego los “mini-micrograft” (injertos de uno a cuatro cabellos pero sin correspondencia funcional) hasta llegar hoy al trasplante de la unidad folicular”, explica el doctor Arturo González Marlia, uno de los fundadores de Medical Hair.

El resultado actual es efectivo y natural y el injerto pasaría desapercibido si no fuera por el archivo: allí donde años atrás había cuero cabelludo incipiente o contundente, ahora hay melena.

Mirá la galería de los famosos que se animaron al “refresh” capilar.

Lee la nota completa en la edición impresa de la revista NOTICIAS.

 

5 comentarios de “Los hombres que se animaron al “refresh” capilar”

  1. En la primera consulta te dicen lo que vos queres escuchar sin importar que, hasta te dicen que si te quieres parecer al “mono rajoy “no hay problema, con tal de sacarte una suculenta cantidad de dinero que se asemeja mas a un asalto que a un servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *