Sociedad / 6 de junio de 2012

George, siempre George

El ex-Beatle, fallecido en el 2001, facturó 6 millones de dólares en el último año y sorprende con un nuevo disco, emotivo y al desnudo. Grabaciones encontradas, para recordar a George Harrison.

En el próximo número de Noticias, analizamos y repasamos el ranking de los músicos que más han facturado después de muertos, a propósito del relanzamiento de “Bad”, de Michael Jackson, que en septiembre cumple ya un cuarto de siglo, y parece que fue ayer.

En el proceso de revisar biografías, discografías y finanzas del “top five” de estrellas post-mortem (compuesto por el mismo Jacko, Elvis Presley, Jimmy Hendrix y John Lennon), tropezamos con el hecho de que George Harrison, el más silencioso de los Beatles, no solo ocupa el quinto puesto de esta lista algo macabra, sino que, desde el mes pasado, tiene disco nuevo en las bateas.

“Early Takes Volume 1” nació a propósito de Living in the material world (2011), la película documental donde Martin Scorsese rinde tributo al que probablemente haya sido el menos prolífico y, a la vez, el más exquisito compositor dentro del cuarteto de Liverpool. El nombre de la placa no deja nada librado a la imaginación: son “grabaciones encontradas”, cintas que George tenía en su casa de Friar’s Park, descubiertas en el 2009 por Giles Martin, el hijo del histórico productor.

A diferencia de “Acoustic”, de John Lennon (2004), una profunda decepción para los fans, plagado de fragmentos inconexos y demos de una calidad de audio francamente pobre, la nueva producción de Harrison desde el más allá sorprende en cada pista. Es un disco despojado, casi desnudo, donde el sonido no le escapa a la raíz Beatle –lejos de ciertas estridencias de algunas producciones posteriores– y de un fuerte impacto emotivo.

La versión de “My Sweet Lord” tiene menos fiesta y más reflexión. El dúo con Bob Dylan en “I’d Have You Anytime” lo muestra cercano a un sonido folk que siempre le produjo, por lo menos, algo de curiosidad y admiración.

Pero la gran perla es el demo de “All Things Must Pass”, ese himno donde George, siempre George, vuelve a recordarnos que, aún en los días malos “no todo siempre será así de gris”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *