Danza / 13 de Julio de 2012

Danza

Primer ballet de la era romántica

“La Sylphide”, de Filippo Taglioni. Música: Jean Schneitzhöffer. Con Karina Olmedo, Juan P. Ledo, M. De Mitri, Néstor Assaf, V. Ambartsoumian, V. Licitra y el Ballet Estable del Teatro Colón. Orquesta Estable del Colón, dirige Javier Logioia Orbe.

Por

El romanticismo llegó al ballet entre 1830 y 1840. Como una gran ola impregnó a creadores, bailarines, vestuaristas, iluminadores, que se dedicaron a crear conforme los dictados de la moda. En “La Sylphide”, por ejemplo, el mundo ideal y etéreo se cubrió de seres irreales, que parecían volar ayudados por las zapatillas en puntas, y por hilos de acero donde se desplazaban los curiosos seres alados.
La puesta en escena de esta “Sylphide” ha sido exitosa, por el gran trabajo de los equipos técnicos del Teatro Colón. Veamos lo más delicado: el elenco, entre quienes mayoritariamente no se observa desarrollo de la vis teatral. Karina Olmedo (La Sylphide) a quien hace unos años atrás vimos en el mismo papel (versión Galizzi) con algunas falencias, retornó con un desempeño firme. No obstante, hallamos ciertos puntos flojos en la plástica del movimiento de los brazos y frente al plano dramático.

La pareja protagónica incluye a Juan Pablo Ledo como James, un bailarín de excelencia que en su distinguida carrera ha obtenido un dominio mayor en la expresividad, si bien no demasiado. No podemos soslayar la intensidad de su trabajo y los sobreexigentes “pas de deux” de Lacotte, que Ledo ha interpretado tan bien. Tan linda y joven como dispuesta para superar dificultades del “petit pas de deux, Natalia Pelayosale airosa del compromiso. Su partenaire Edgardo Trabalon no logró en el estreno que sus piernas alcanzaran la entente perfecta. Técnicamente se observó confusión, pese a sus elegantes saltos. Maricel De Mitri interpretó discretamente a Effie; correcto Néstor Assaf como Gurn, y Vagram Ambartsoumian exacto en el papel travestido de la bruja Madge. Bastante bueno el del resto del elenco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *