Editorial / 15 de julio de 2012

Entender antes

NOTICIAS fue avisando cada paso de la puja entre Moyano y el Gobierno, al ritmo de la crisis del modelo.

Las tapas sobre Moyano que fueron anticipando la pelea con el Gobierno.

No es que Hugo Moyano sea una celebridad muy magnética como para ser la tapa ideal de una revista masiva. Pero en poco más de un año, NOTICIAS le dedicó tres. En marzo de 2011, le avisó a sus lectores que el Gobierno ya tenía en carpeta un escenario explosivo, ante la puja creciente con el camionero: Moyano preso.

En febrero de 2012, el líder sindical volvió a la tapa, ya lanzado de frente contra la Casa Rosada, desde donde se impartieron las órdenes de un operativo para asfixiar política, económica y judicialmente a quien había sido el pilar más firme del modelo K, antes de que las cuentas públicas del kirchnerismo dejaran de cerrar.

Esta revista advertía, a comienzos de este año, el altísimo riesgo que suponía para el jefe de la CGT enfrentarse a un gobierno que acababa de ser reelecto por una portentosa mayoría. Y además señalaba claramente que el “ajuste progre” de la nueva era cristinista vendría de la mano de un sindicalismo todavía menos progre que el que representaba Moyano: la Presidenta se apoyaría en “los gordos”, que supieron bancar la hegemonía menemista en los ’90, y ahora se preparan para prestar sus caros servicios de sostenes del cada vez más inverosímil relato nac & pop.

La última tapa protagonizada por Moyano es muy reciente, y descifra la alianza del camionero con otros ex socios fieles del Gobierno, hoy bombardeados diariamente, en cadena nacional, por la Presidenta en persona. Esta semana, mientras Moyano se atrincheraba en Ferro para la batalla final por su liderazgo sindical, y lanzaba spots publicitarios épicos que obviaron su larga amistad con el kirchnerismo, Cristina cacheteaba por enésima vez a Scioli, en público, oficializando una de las rupturas más grandes de la historia del peronismo. Como un PRI a la argentina, el peronismo se parece cada vez más a un régimen de partido único, sin oposición: solo luchas sangrientas por el recambio de caudillos. NOTICIAS lo anticipa, antes de que sea tarde.

En esta nota: