Costumbres / 14 de Septiembre de 2012

Tatuajes

Cuerpos que hablan

Dragones y corazones están “out”. Ahora la tendencia es grabar pensamientos sobre la piel. Los “mensajes” de los famosos.

Por

Como si no bastara con corazones, vírgenes, dragones, arabescos y estrellas, el mundo de los tatuajes adquiere categoría lingüística y empieza a poblar de frases y textos los cuerpos. La tendencia no es nueva, pero ha crecido en los últimos tiempos bajo el influjo de algunos famosos, siempre importantes a la hora de marcar el rumbo estético.
Florencia Peña, apareció en su primera y polémica actuación en ShowMatch con un largo párrafo tatuado en “hindi” (no “hindú”, como se dijo en la emisión). Según contó, se trataba de un mantra, que le proporcionaría protección a lo largo de su actuación en el certamen. Pocos días después, se grabó una frase misteriosa en la espalda a la que solo tuvo acceso Tinelli y otra en el pie, también de significado desconocido.

Más sencilla, Eugenia “China” Suárez prefirió el inglés para imprimir en la piel sus grandes pensamientos. La frase “endless love” (“amor sin fin”), tatuada cuando aún estaba de novia con Nacho Viale, resultó toda una ironía a la luz del derrotero que tomó su vida amorosa de allí en más. Meses después, subió a Twitter la foto en que le grababan a la altura de la cadera la sentencia “If you believe, it is possible” (“Si lo crees, es posible”) más en línea con el pensamiento místico que suele imperar en los tatuajes.

A flor de piel. Refranes, frases, pensamientos, los cuerpos se empeñan en emitir razones filosóficas y mantras mágicos, símbolos que no caduquen con los avatares de la vida o funcionen como consuelo cuando los ánimos caen.

Por razones prácticas, los idiomas elegidos suelen ser los que permiten ideas profundas en pocas palabras, como el latín o el inglés, y hasta hay sitios en internet que proponen frases breves e inspiradores, pero los fanáticos del tatoo no le escapan al sufrimiento cuando lo que se proponen expresar ocupa una extensa zona de su cuerpo.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *