Personajes / 7 de Diciembre de 2012

Ailín Salas (19)

“Pienso mucho, y si me enrollo no funciono”

Nació en Brasil y ya filmó doce películas, cincuenta comerciales y cantó en el disco de su novio, Luis Ortega. Timidez, piano y tap.

"Luis (Ortega) saca lo mejor de mí y creo que yo saco lo mejor de él. Hay muy poco conflicto porque somos muy parecidos, los dos de Cáncer. Demasiado sensibles y tranquilos".

Ailín Salas nació en Aracaju, la capital de Sergipe, el estado más pequeño de Brasil. Tiene los ojos oscuros y la mirada fuerte, penetrante. Responde y se queda mirando fijo. Es de pocas palabras, hay que insistir con la repregunta si uno pretende una respuesta más amplia. Debe ser la timidez que no logró superar del todo. Resalta su belleza natural, sin artificios. También su sencillez y perfil bajo, poco habitual en una actriz joven a la que le va tan bien. Lleva filmadas doce películas –la primera fue “XXY” de Lucía Puenzo cuando tenía 12 años– y es la protagonista de la recientemente estrenada “Dulce de leche”, de Mariano Galperín.

Filmó unos 50 comerciales y se destacó en el ciclo “En terapia” de Canal 7, con Norma Aleandro y Diego Peretti. Además, está de novia con Luis Ortega, participó en su película “Dromómanos” y cantó en el disco “Entro igual”, que el director publicó hace poco. Ha tenido una vida familiar intensa y este año se reencontró con sus raíces. Ahora, forma parte también de la familia Ortega.

Noticias: ¿Es cierto que no le gustan los roles ingenuos y que se siente más cómoda con los personajes complejos?

Ailín Salas: Depende, quizás un rol ingenuo puede ser muy complejo para actuar o puede estar inmerso en una historia difícil. Hasta ahora me tocaron más papeles densos, pero acaba de estrenarse “Dulce de Leche”, donde interpreté a Anita, una adolescente muy infantil que se enamora de un chico y tiene una ingenuidad que la hace tierna. Me encantó, fue uno de los personajes más alegres y frescos que hice. Cuando me proponen un trabajo primero me fijo en el personaje, tengo que sentir que puedo encarnarlo, que puedo apropiarme de él, si no es imposible. También son importantes el director y la historia, claro.

Noticias: Anita es muy distinta de Clara, la bailarina con una historia densa e inclinaciones suicidas que interpretó en la primera temporada de la tira televisiva “En terapia”.

Salas: Sí, me enamoré de Clara porque era supercompleja, tenía muchos matices y estaba en una pelea consigo misma. Fue interesante hacer un papel así, encima nueve capítulos de puro personaje, fue increíble. Igual, creo que las dos pueden tener condimentos de la otra. No todo es tan blanco o negro.

Noticias: ¿Qué le pasa cuando actúa?

Salas: Hasta ahora no encontré nada que me guste más. Me siento contenida en ese lugar y me hace feliz. Es una pasión y es divertido también. Puedo hacer lo que quiero y experimentar cosas que quizás no voy a hacer nunca en la vida real. Por un rato me doy el permiso de jugar a ser otra persona. Aunque sea un trabajo, está bueno tomárselo como un juego. Y me gustaría que se abriera más el abanico, hacer más comedia, por ejemplo, y cosas totalmente diferentes. Si no, terminaría siendo aburrido.

Noticias: Ya actuó en doce películas, varias interesantes y con premios;también en televisión, su trabajo es elogiado. ¿La tomó por sorpresa o imaginó que su carrera podía desarrollarse así?

Salas: Ninguna de las dos, traté de fluir con las cosas que iban apareciendo. Cuando aparece algo que me entusiasma mucho, más que sorpresa me produce alegría. Igual, ahora estoy tomando conciencia de que hice mucho para la edad que tengo.

Noticias: Imagino que esto de fluir debe aplicarlo también a su vida.

Salas: Sí, bastante. No me gusta pensar mucho, aunque soy re mental, medio paranoica, y pienso bastante. Pero si me enrollo mucho es peor, no funciono, entonces prefiero hacer las cosas y analizarlas después. Está el riesgo de equivocarse, pero bueno, es mejor así.

Noticias: ¿Qué le gusta hacer además de actuar?

Salas: Descubrí algo en la música que quiero profundizar. Hasta la película “Abrir puertas y ventanas” tenía pánico de cantar, soy muy tímida y eso me afecta directamente a la voz, pero ahí tuve que hacerlo porque mi personaje cantaba y tocaba la guitarra. En los ensayos fue todo un tema para mí, pero a partir de ese momento empezó a interesarme el canto. Nunca estudié y me gustaría aprender, quizá a tocar un instrumento, el piano. Siento que la música se puede emparentar con el actuar. De hecho, canté en algunos temas del disco de Luis, que salió hace poco. Además estoy tomando clases de tap, es muy bueno. Me parece que cualquier cosa que haga suma, me da formación, aunque no lo use específicamente para un personaje. Hasta el 2011 estudié actuación con Nora Moseinco, y antes había estudiado también con Hugo Midón, pero este año no pude. Quiero volver a estudiar porque es superimportante para mí.

Noticias: ¿La actuación no la ayudó a superar la timidez?

Salas: No, sigo siendo la misma tímida de siempre. En realidad, la vida me ayudó para eso, las experiencias, además del trabajo: quizás soy un poco menos tímida, antes era terrible. Pero actuando siento que no soy tímida porque me doy ese permiso, no soy yo, soy el personaje.

Fotos: Marcelo Dubini. Producción: Patricia Mogni. Agradecemos a: La Mercería, Sofí Martiré, Arauz, Las Pepas, Kimeika, Lorena G., Clara Ibarguren, Blaqué. L´Hotel (www.lhotelpalermo.com)

Más información en la edición impresa de la revista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *