Restaurante / 7 de Diciembre de 2012

resto

Un regalo de fin de año

“Aipim”. Thames 1535, Palermo. 4833-3223. Cocina de mercado. Miércoles a sábados de 19.30 a 24. Domingos brunch de 11.30 a 15.30. Solo efectivo. Precio promedio: $ 140.

Por

Cada tanto, en el mapa gastronómico local aparece un lugar realmente especial. Cocina sabrosa, servicio amable y buena ambientación. Es tan simple como eso, pero pocos lo logran. “Aipim”, la joyita del fin de año, cumple con creces las expectativas. Su dueña, Naiara Calviño, tiene solo 24 años pero, como nos cuenta, tiene la cocina en la sangre. Viene de una familia donde la cocina siempre ocupó un lugar central y siempre cocinó para sus amigos. Luego de estudiar cine y gastronomía, Naiara se fue a viajar por Latinoamérica durante un año, acampó un tiempo en Brasil y en todos lados miró, probó y se inspiró para crear su restaurante. “Aipim”, que quiere decir mandioca en portugués, está ubicado en un pequeño local sobre la calle Thames y Naiara, junto a su padre arquitecto, lo ambientó con sencillez y buen gusto. Mesas de pinotea y hierro, amplios ventanales, pizarras, libros de cocina y fotos del viaje iniciático de su dueña.

Además de sabrosa, la cocina de “Aipim” es original. Compuesta por cuatro entradas, seis platos principales y cuatro postres, la carta es un recorrido por la experiencia y el camino transitado por Naiara. Tiene, por lo tanto, un aire marcadamente latinoamericano, aunque puesto que la elección de ingredientes está sujeta a los productos frescos del mercado, también hay opciones de tendencia mediterránea/europea, con productos propios de estas latitudes más frías. Así, entre las entradas conviven platos como los langostinos y cachetes de abadejo con salsa de ají amarillo, chips de maíz y palta; las mollejas crocantes, humita, pickles de estación, bien argentinas; y las coxinhas (croquetas típicas de la cocina brasileña) de codillo de cerdo con salsa de mango y alioli de pimienta malagueta. Los sabores agridulces también encuentran su punto justo, sin empalagar, en platos principales como la pechuga de pato con sopa paraguaya y duraznos caramelizados y el solomillo de cerdo con porotos negros, patacones y ensalada de naranja, mango, cebolla colorada y cilantro. Si prefiere preparaciones más cercanas al paladar argentino, le recomendamos los exquisitos raviolones de espárragos, con salsa de limón, arvejas y queso sbrinz o el bife con papas crocantes, puré de habas y chimichurri de avellanas. Entre los postres, sabrosa tarta tibia de ananá y coco con helado casero de vainilla o cilindro de guayaba con queso brie y castaña do pará. La carta de vinos es corta pero bien pensada y las etiquetas van cambiando regularmente.

Además, los fines de semana “Aipim” sirve un suculento brunch con panes caseros, elaborados en el lugar por Naiara, especialista en el tema; huevos en distintas preparaciones; yogur y frutas; postres; jugos y cócteles. Mediodía o noche, los productos siempre son frescos, los sabores originales y las preparaciones, muy logradas. La apertura de “Aipim” en este fin de año es un regalo para la gastronomía local. Esperamos que mantenga su calidad y propuesta por muchos años más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *