Showbiz / 5 de abril de 2013

¿Fin de la crisis?

La red rescata a la música

Crecimiento de la industria discográfica tras el colapso mundial. El rol de las descargas.

Por

Adele lideró en el 2012 todos los charts, locales y extranjeros, en físico y digital.

Según el balance 2012 de la Federación Internacional de la Industria discográfica (IFPI), por primera vez en 13 años, y gracias a Internet, el negocio musical creció y se vendieron más discos y canciones que en el período anterior. Un fenómeno que también se dio en la Argentina, en donde las descargas legales crecieron más del 400%. Luego de haber puesto a los sellos discográficos al borde la muerte, ahora la web los ayuda a recuperarse. Pero también les impone nuevas reglas.

Las ventas de discos y canciones alcanzaron el año pasado los 16.500 millones de dólares a nivel mundial, según cifras de IFPI, lo que representa un 0,3% de aumento con respecto al 2011. Un porcentaje pequeño pero que, a la luz de la debacle que se dio en el sector desde los albores del siglo XXI, puede ser interpretado como el esperado cambio de vientos y el inicio de un nuevo capítulo en una de las industrias más afectadas por la aparición de Internet y en uno de los sectores que, junto con el cine, más tardó en encontrar una manera de adaptarse a los tiempos que corren.

Según coinciden los especialistas, los signos de recuperación a nivel global llegan desde el mundo digital: las descargas subieron un 9% el año pasado y ya un tercio de las ganancias de los sellos tradicionales provienen de la web. Los sitios como iTunes o Amazon representan el 70% de ese dinero y los servicios de música por streaming multiplicaron su cantidad de suscriptores pagos en más del 40%.

El panorama local. En la Argentina la industria musical también tiene motivos para festejar. Según informó Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF), la descargas legales de música por Internet crecieron en un 416%, una cifra que sorprendió a propios y ajenos, pero que entra en sintonía con las tendencias globales. Lejos de haberse acabado la piratería, el mercado argentino parece haber entrado en un acelerado proceso de maduración que acompaña la multiplicación de opciones para consumir música.

“La música nunca estuvo en crisis, sino que durante muchos años estuvo en crisis el modelo de negocios, que hoy finalmente se refundó”, explica a NOTICIAS Damián Amato, presidente de Sony Music Argentia, “La industria crece, en primer lugar, porque hoy las plataformas legales son mucho más accesibles. Y en segundo término, porque ya a nadie le interesa la piratería. La piratería dejó de estar de moda porque el negocio en Internet ya no es la conexión, como lo era en sus comienzos, sino en la venta de contenidos. Y con esto quiero decir que la piratería no la inventó Internet –recordemos a aquellos que grababan cassettes en los 80, por ejemplo– y que siempre seguirá existiendo, pero finalmente ahora contamos con el acceso a prestaciones únicas en plataformas legales: calidad del sonido inigualable, acceso a una catálogo completísimo sin que ocupe espacio en la computadora… El negocio ahora pasa por otro lado, es un crecimiento inevitable”.

Entre estas opciones disponibles para el mercado local se destacan tres iniciativas que, con características muy distintas, lograron rápidamente instalarse entre los usuarios. En el caso de Deezer, un servicio con variantes gratuitas y pagas con 26 millones de usuarios en 182 países, el desembarco en la Argentina en septiembre del año pasado excedió las expectativas originales.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1893 de la revista NOTICIAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *